jueves, 30 de mayo de 2019

Tras los pasos del incombustible "gallipato alcublano"


+ TURIA | La asociación Connecta Natura y el grupo de voluntariado medioambiental ‘El Gallipato Alcublano’ realizan muestreos en las balsas de Alcublas, que presentan un buen estado de salud
La asociación Connecta Natura y el grupo de voluntariado medioambiental ‘El Gallipato Alcublano’ trabajan y colaboran desde hace tiempo en el “Proyecte Oufegabous”, para el cuidado y custodia de las balsas de Alcublas.

En este contexto Álex Aguilar (Connecta Natura) y Rafa Casaña (Gallipato Alcublano) visitaron el pasado 23 de mayo las balsas del municipio con el objetivo de realizar un muestreo con especial atención a las reservas de fauna.
“Empezamos por la Balsa de la Mina”, explican desde la agrupación alcublana, “que sorprendentemente tenia agua en su cubeta, y más tarde descubrimos que también tenía gallipatos. Pese a la turbidez del agua allí estaban nuestros queridos gallipatos, son incombustibles, pese a que fue la balsa más afectada por el incendio forestal. Aún quedan restos de cenizas en ella”
Posteriormente se visitó el Navajo de las Cañadillas, donde además de contener agua en su cubeta, también las jaras estaban en flor. Los renacuajos de sapo común seguían estando presente, los ranúnculos estaban en flor.
“Seguimos hacia la reserva natural de la Balsa Silvestre, que presentaba un estado aceptable con agua y bastante vegetación palustre. Muestreamos, para saber cómo estaban sus habitantes, cuál no sería nuestra sorpresa al detectar un gallipato que fue reintroducido 27 de abril por la Conselleria”
El muestreo detectó también la presencia de notonectas, ninfas de libélula, efímeras, renacuajos de sapo partero, alevines de gallipatos, alguna culebrilla y por su puesto ranas, en un trabajo que además analizó el Ph del agua.
“Continuamos hacia el Navajo de Roza, que tiempo atrás se criticó vehemente su limpieza, la vida sigue en los renacuajos siguen estando y las ranas nos recibieron con su canto, está muy viva”
La siguiente parada fue la reserva natural de la Balsilla, recientemente rehabilitada, así como su entorno donde se constató la presencia de crías de gallipatos “no así en estado adulto, no pudimos muestrear ninguno”
“La turbidez de su agua era manifiesta de que su único aporte es el agua de lluvia, se tomaron muestras de ella y mediciones de ph. Quedamos satisfechos de su conservación”
La reserva de fauna de la Pedrosa fue la siguiente en ser visitada, presentando abundante agua en su cubeta, “lo que demuestra que los trabajos de Connecta Natura siguen funcionando. Tiene abundante flora palustre y su agua no estaba excesivamente turbia”
“Tampoco tuvimos mucha suerte en el muestreo con los gallipatos, no obstante había bastantes crías, así como muchas Notonectas y ninfas de libélula”
“Finalmente hacía tiempo que no visitábamos el Navajo Royo y aprovechamos la ocasión para hacerlo, nos sorprendió gratamente tenía agua su cubeta y encontramos muchas Daphnias”



No hay comentarios:

Publicar un comentario