domingo, 5 de agosto de 2018

La imagen de Nuestra Señora de los Ángeles “regresa” a la iglesia de Chelva


+ TURIA | La Junta Pro-Retablo inicia la III Fase de recuperación del histórico altar mayor del templo parroquial
La 'Junta Pro-Retablo de Chelva' ha iniciado la tercera parte de la fase de construcción de la creación patrimonial que en unos años debe volver a lucir en la cabecera de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles.
Así lo han anunciado desde la propia agrupación, que ha elegido precisamente la imagen a cuya advocación está dedicada el templo como primera pieza para esta fase creativa.

“Poco a poco iremos incorporando las demás piezas, hasta completarlo. Tardará unos años pero necesitamos vuestra ayuda y no sólo económica, sin la cual esto sería impensable, sino también personal, de apoyo, pero también de crítica. Estamos abiertos a vuestras sugerencias y os la agradecemos. Esto es fruto de un trabajo colectivo de todo el pueblo de Chelva principalmente. Muchas gracias a todos”
La restauración de la memoria de un retablo
El 2 de agosto de 1936, en los inicios incontrolados de la guerra civil la iglesia de Chelva fue destrozada, su altar mayor arrancado y quemado en la plaza. Con el fin de recuperar esta joya patrimonial, creando una nueva, nació la “Junta Pro Retablo” de Chelva.
Del retablo de Chelva no se tiene la certeza de quien es su autor y tampoco de la fecha exacta de su construcción. Por su similitud, al retablo mayor de la iglesia de San Esteban de Salamanca (1693) de José Benito de Churriguera, los historiadores sugieren como muy posible que ambas obras tuvieran el mismo autor o al menos que se construyeran en el mismo taller. La elaboración del retablo se podría haber iniciado sobre 1702, durante la última etapa de construcción de la iglesia de Chelva, que inició sus obras en 1626 (colocación de la primera piedra), continuándolas el arquitecto Juan Jerónimo Larrañaga (1634) y finalizando, básicamente el templo, el arquitecto Juan Pérez Castiel. Posteriormente, en 1770, se concluyen las obras de la capilla de la Comunión, y en 1887 se instala el reloj de la torre.
Con el inicio de 1953 se constituyó la primera “Junta pro-construcción del Altar Mayor”, presidida por el párroco de la villa Miguel Porter, y junto a 21 personas más, conseguirán en junio de 1956 la colocación del basamento del retablo, primera fase de este proyecto. Tras 45 años de interrupción de la reconstrucción del altar, en el año 2000, se constituyó la segunda “Junta Pro Retablo”, con 16 vecinos de la villa de Chelva, que, tras 13 años de arduos trabajos, conseguirían financiar y completar las fases primera y segunda de este monumental retablo. Actualmente, y desde 2014, ocho personas forman la tercera “Junta Pro Retablo”, presidida por María Josefa Madrid Sayas. El objetivo de esta junta, reconocida como asociación cultural sin ánimo de lucro, es finalizar la tercera fase del proyecto antes de 2026, año en el que la iglesia arciprestal de Nuestra Señora de los Ángeles de Chelva, “Bien de Interés Cultural”, con la categoría de Monumento (decreto 147/2006), celebrará los 400 años del inicio de su construcción.
En 2003, el arquitecto Jerónimo Torralba Rull, confeccionó el proyecto “Restitución del retablo mayor de la iglesia de Chelva”, que establecía una inversión total de más de 760 mil euros. Desde 1953 hasta finalizar la segunda fase, los vecinos de Chelva y sus familias, han sufragado con diferentes campañas de recaudación “pro-retablo”, el 90 % de los fondos económicos necesarios para su reconstrucción. En 2015, el presupuesto de la tercera fase ascendía a 285 mil euros, a los que falta añadir el IVA y la repercusión anual del IPC, hasta la conclusión del retablo.
Un retablo, que una vez finalizado será el más grande de España, con una altura de 21 metros y casi 12 metros de ancho, 32 m2 de superficie, incluido el armazón que lo ancla a la pared, y que cubrirá una superficie de muro de casi 207 m2, con un peso total de 56 toneladas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario