martes, 14 de agosto de 2018

‘Alfàbegues’ sin récord pero ecológicas para las fiestas grandes de Bétera


+ TURIA | La localidad del Camp de Túria inicia este miércoles sus fiestas veraniegas
 Las calles de Bétera se llenarán el próximo miércoles 15 de agosto de les alfàbegues "Manolo el Morquero", que decoran cada año cada esquina del pueblo y que este año no han batido récord de altura, pero tienen la novedad de que han sido tratadas de forma ecológica.

Según afirma en una nota de prensa Ayuntamiento de Bétera, "este año les alfàbegues son totalmente ecológicas, no ha sido necesario protegerlas de ninguna plaga", por lo que el encargado del huerto ha optado por "dejarlas crecer sin utilizar ningún producto químico".
Por su parte, el maestro alfabeguer Ramón Asensi asegura que "ha sido un año extraño en cuanto a las temperaturas, no ha hecho el calor de otros años pero las albahacas están sanas y eso es lo que importa".
"De los 20 años que llevo cultivándolas para la fiesta, es el primero que no he tenido que lanzar ningún pesticida, ya que no ha habido ni pulgón ni mosca, la gente se las puede comer si quiere", explica Asensi.
El encargado del huerto explica que criar les alfàbegues "es un procedimiento que se repite año tras año" y que "la gran variante para que crezcan es el calor que se necesita para los meses en las que están plantadas, y el gran enemigo es el granizo, que este año afortunadamente ha sido leve".
En total se han cultivado 44 alfàbegues en el huerto y otras 30 en el cementerio, de las que 16 se han quedado para la Rodà, y todas las demás se han enviado a ayuntamientos de la provincia y a edificios públicos como el Ayuntamiento de Valencia, el Palau de la Generalitat o las Cortes Valencianas para recordar la llegada de las fiestas de Bétera.
El día 14 de agosto por la mañana, se realizará el sorteo de las plantas que corresponden a cada obrera soltera, y por la tarde los familiares y amigos de cada una acudirán al huerto a vestirlas y decorarlas con las cañas como manda la tradición.
"Este año las obreras las han visto crecer, han venido al huerto no solo los días marcados por el calendario por actos oficiales, sino también otros, sin cámaras ni música, a verlas crecer y evolucionar como se hacía antiguamente", concluye el maestro alfàbeguer. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario