lunes, 6 de noviembre de 2017

La excavación arqueológica del acueducto romano de Los Calicantos en Gestalgar finaliza con hallazgos inesperados

+ TURIA | Víctor Algarra, arqueólogo: “Nos encontramos con unos restos arqueológicos que permiten hacer una visita de obra tal y como la dejaron los trabajadores romanos hace aproximadamente 19 siglos”
Durante los meses de septiembre y octubre se han llevado a cabo las labores arqueológicas de excavación de uno de los diversos tramos conocidos del antiguo acueducto romano de los Calicantos en el término municipal de Gestalgar, en la Serranía Valenciana.

Estos trabajos se enmarcan en un Plan de Dinamización Socioeconómica y Cultural de Gestalgar, que tiene como base para su desarrollo los importantes recursos de Patrimonio Cultural y Natural con los que cuenta el municipio. Durante el pasado año 2016 y el presente 2017 se han ido desarrollando actos y talleres de participación ciudadana con el objetivo de crear una plataforma de opinión y cogestión de futuros proyectos de recuperación patrimonial histórica y natural por parte de los vecinos de Gestalgar.
Fruto de ello, es esta primera actuación de estudio y valorización de uno de los numerosos bienes arqueológicos con lo que cuenta Gestalgar: el Acueducto Romano de los Calicantos.
Hasta el momento se han estudiado por parte del arqueólogo de Gestalgar Víctor M. Algarra Pardo varios tramos de este antiguo acueducto entre el entorno de Peña María y el núcleo actual de Gestalgar. No obstante, se tiene constancia de que esta antigua infraestructura para el transporte de agua pudo tener su origen en el encuentro del río Turia con su afluente el río Sot en el término de Chulilla.
Se han prospectado hasta el momento seis tramos de este acueducto, todos ellos excavados en la roca de la ladera en la margen izquierda del río Turia, en unos casos al aire libre con forma de gran cubeta en U y en otros con túneles que atraviesan la montaña, allí donde las paredes del cañón caen casi en recto hasta el curso del río.
La peculiaridad de este acueducto es que se encuentra inacabado en todos sus tramos, hasta el punto de que existen tramos de túnel iniciados en sus dos extremos que no se comunican entre sí por unos pocos metros. En palabras del arqueólogo “nos encontramos con unos restos arqueológicos que permiten hacer una visita de obra tal y como la dejaron los trabajadores romanos hace aproximadamente 19 siglos”.

Por sus paralelos constructivos con el vecino Acueducto de Peña Cortada entre los términos de Tuéjar, Chelva, Calles y Domeño podría centrarse también entre el S. I d.C y principios del s. II y, por el momento, se ignoran muchos aspectos fundamentales para comprender los motivos que impulsaron a emprender esta gran obra de ingeniería, su destino, tal vez a la antigua Edeta (Llíria), e incluso las razones que supusieron su paralización después del penoso y arduo trabajo de excavar en la roca todos estos tramos.
El Ayuntamiento de Gestalgar, presidido por su alcalde Raúl Pardos, ha llevado a cabo esta obra, acogida a los Planes Provinciales de Obras y Servisios de la Diputación de Valencia, dirigida por el arquitecto municipal Miguel Navarro Pérez y ejecutada por el contratista local José Luis Lamoncha. Como primera experiencia se ha excavado un tramo de 40 m en túnel y otros 20 m al aire libre, que permitirá al visitante hacerse una idea ajustada del valor patrimonial que tiene este conjunto arqueológico, prácticamente desconocido hasta el momento.

Además, como señala el arqueólogo Víctor Algarra, los trabajos de excavación al interior del túnel “nos han regalado otros hallazgos de altísimo interés histórico, como es el caso de los restos de un hábitat de época islámica, utilizando el acueducto como vivienda rupestre por gentes de Gestalgar entre los siglos XII y XIII”. 
En concreto, se ha recuperado abundante cerámica andalusí; los restos de un pequeño hornito inédito hasta el momento por su técnica de construcción mediante churros de arcilla superpuestos para elevar sus paredes; y la zona donde dormían sobre un lecho de vegetal (con restos de ramitas, paja y corteza e palmito), donde se ha conservado parte de una esterilla o cesto de fibras vegetales y la suela de una alpargata. Son todas ellas piezas de un altísimo valor arqueológico, que se encuentran depositadas en el Servicio de Investigación Prehistórica (S.I.P) de la Diputación de Valencia para su futura restauración.
Asimismo, los trabajos han consistido en la construcción de un fácil acceso desde la Senda de Peña María, que corre en paralelo al río Turia, hasta una de las bocas del túnel, donde se ha habilitado un pequeño mirador donde próximamente se instalarán paneles informativos que den luz a todos estos peculiares hallazgos arqueológicos.  

2 comentarios: