martes, 7 de febrero de 2017

El embalse de Benagéber recupera el "suelo" del 25%

+ TURIA | La situación continúa siendo crítica con la inminente llegada de las estaciones secas
Hace unos días quedábamos "a la espera" de comprobar matemáticamente los efectos positivos del temporal más allá de las consecuencias negativas que, en cuanto a infraestructuras, han sufrido los pueblos de la zona. Fotografía : Atrévete Aventuras 

Las previsiones indicaban que una de esas consecuencias favorables sería la acumulación de agua en nuestros pantanos. Y así ha sido. Tras el deshielo de la copiosa nieve acumulada en las cotas altas del Alto Turia, el embalse con más problemas hídricos en la región, el de Benagéber, vuelve a presentar datos positivos y esperanzadores.
Según los últimos informes de la Confederación Hidrográfica del Júcar el gran embalse del Turia ha recuperado en una semana cerca del 2% de su capacidad, lo que supone que el pantano de Benagéber sitúa su nivel de agua embalsada por encima del 25%.
Aún así, como también se viene advirtiendo, la situación en cuanto a los recursos hídricos de la zona continúa siendo crítica, ya que el dato aún está 10 puntos por debajo de la misma semana de 2016 y 32 por debajo que la media de los últimos años.
Esto supone una carrera contrarreloj en la que vecinos y ciudadanos continúan mirando al cielo ya que en apenas unas semanas, con la llegada de la primavera, se entrará nuevamente en la fase de "descenso" y el agua embalsada que en ese momento se encuentre en Benagéber será con la que se contará para afrontar los meses veraniegos.
En cuanto al resto de pantanos, solo Buseo, con el 100% de su capacidad, presenta datos positivos, mientras que Loriguilla se mantiene sin variaciones, al 31,50%, algo por encima que la media de otros años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario