jueves, 14 de abril de 2016

'VILLAR, UNA IMAGEN MIL PALABRAS' reinicia sus visitas guiadas a Villar del Arzobispo

+ TURIA | Los participantes conocerán de primera mano alguno de los tesoros patrimoniales del municipio serrano
El grupo 'VILLAR, UNA IMAGEN MIL PALABRAS', que desde el ámbito vecinal y altruista pone en valor el patrimonio integral de Villar del Arzobispo, ya tiene lista su siguiente programación para dar a conocer un poco más la historia de este municipio de La Serranía.

Será el próximo sábado, 16 de abril, cuando vecinos, amigos y curiosos de la localidad tengan la oportunidad de adentrarse en el pasado centenario de la localidad siguiendo sus restos actuales. El inicio de la visita está programado para las 16:30 h. en la Plaza de la Iglesia y comenzar, media hora después, para conocer los antiguos muros medievales en las inmediaciones de la Iglesia Parroquial.
En Las Solanas se visitarán las pinturas religiosas aparecidas en los muros de una sala de esta vivienda particular, cuyo propietario es Miguel Castellano; frente al inmueble se podrá observar la pared o muro cuya parte superior era utilizado antiguamente como cementerio y a ras de calle dos bocas de galería tapiadas que sirvieron de refugio en la Guerra Civil del 36. Continuando por el paseo de las murallas medievales, se visitará la cimentación en la entrada por la Calle de la Hoya y restos de la Almazara aprovechando la propia roca sobre la que se cimenta la casa, y varias firmas del picapedrero como siempre era costumbre.
Desde allí a la Calle Hospital, donde está ubicado el museo Colección Museográfica Permanente Casa de los Cinteros “La casa de los Cisneros”, Museo etnográfico. Edificio de cierto rango del siglo XIX que todavía conserva los elementos constructivos de la época así como las dependencias típicas (cuadra, obrador, bodega, cocina, habitaciones y entrada), todo ello conteniendo utensilios de época.
Para finalizar el recorrido se visitará “La Boticaria”, actual casa rural situada en el centro más antiguo de la población. Se trata de una vivienda del siglo XVIII, habiendo sido rehabilitada por sus propietarios con esmero, tratando de conservar fielmente la identidad de la casa, conjugando los hermosos azulejos valencianos, madera de mobila labrada, cristales coloreados, pinturas murales y detalles singulares de la época, pero añadiendo las comodidades a las que estamos acostumbrados en la actualidad. Sus propietarios, Fina y Vicente, han accedido a su visita.
Debido a que los lugares a visitar son de dimensiones reducidas, dependiendo del número de asistentes a la ruta la organización se verá obligada a dividir los grupos. Con respecto a “La Boticaria”, dependiendo de la ocupación o no del alojamiento, habrán habitaciones privadas que se podrán visitar o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario