lunes, 6 de octubre de 2014

Banco de Tierras : una apuesta de futuro en el interior de Valencia

LEVANTE-EMV | Municipios como Gestalgar o Chelva realizan labores de intermediación entre propietarios y futuros agricultores
La transformación de las parcelas agrícolas por superficies más grandes, el éxodo a la ciudad, y en definitiva, el evidente abandono que sufre el campo cuenta ahora con un revulsivo: los huertos urbanos, que están poniendo en valor la agricultura como hacía décadas que no ocurría. Aprovechando esta coyuntura y la evidente necesidad de hacer revivir estas zonas, la Diputación de Valencia ha creado un banco de tierras agrícolas abandonadas y aptas para el cultivo, de carácter público, que facilita el contacto entre los propietarios de las parcelas y las personas interesadas en su explotación.
«De momento tenemos más parcelas que solicitudes para hacerse cargo de ellas, pero estamos seguros que con el tiempo esto cambiará», indicó a Levante-EMV Manuel Casuera, teniente alcalde de Gestalgar, uno de los municipios, junto a Beniarjó y Benifaió, que participa en este banco de tierras.
Un proyecto que comienza a dar sus primeros pasos. De hecho, el mismo teniente de alcalde está a punto de arrendar algunas de sus tierras a nivel particular, por falta de tiempo para dedicarse a ellas. «Las va a trabajar una pareja que cultiva plantas aromáticas, como romero, lavanda, etc. Lo único que tienen que pagar es un canon anual de 70 euros por hanegada y los gastos del riego», explica.
Las condiciones de cada cesión de parcela las acuerdan de manera libre arrendatario y arrendadores. Los ayuntamientos se limitan a realizar un registro de todos los interesados en un sentido u otro. «Lo importante es saber trasladar a gente de municipios cercanos que aquí pueden encontrar un terreno para sus cultivos», en concreto, en el caso de Gestalgar, se trata de la llamada «huerta vieja», la que rodea al pueblo «y lo afea al estar abandonado».
Barrera antincendios
Entre las muchas ventajas que proporcionará este banco de tierras en desuso se encuentra el de convertirse en barrera antinciendios, en una zona que conoce demasiado bien qué es eso de sufrir uno Gestalgar y todavía negra tras el fuego que la arrasó hace ahora justo dos años.
Además, los abandonos incrementan el riesgo de plagas de roedores y de degradación ambiental y disminuyen la calidad del paisaje y la superficie agrícola útil.
La iniciativa se extiende al interior
En el municipio de Chelva, ya en el corazón de Los Serranos, también se está llevando a cabo una iniciativa similar. La Agencia de Desarrollo Local de la localidad ha puesto en marcha el proyecto ‘Bancales Solidarios’, una propuesta para la promoción del cultivo de bancales y huertos abandonados por personas distintas a sus propietarios. Los interesados tanto en cultivar como en ceder sus tierras pueden ponerse en contacto la ADL de Chelva en el teléfono 962100165 o en el correo electrónico adl@chelva.es

SÍGUENOS EN FACEBOOK

No hay comentarios:

Publicar un comentario