ayora

Más de 600 personas reclaman en Valencia la reapertura de la línea ferroviaria Utiel-Cuenca

 

Una concentración congregó en la tarde de este viernes a más de 600 personas en Valencia, ante la Estación del Norte, convocada por la Plataforma del País Valencià per un tren públic, social i sostenible que vertebre el territori i refrede el planeta, representando a numerosas organizaciones en defensa del ferrocarril, del territorio y del medioambiente, así como a organizaciones sindicales y políticas.

El 'Patio de Carruajes' de la vetusta Estación del Norte de Valencia se llenó de pañuelos agitados el viento en señal de protesta y rechazo a la situación creada con el cierre de la línea de tren entre Utiel y Cuenca, además de revindicar el tren como medio de transporte sostenible.

Este sábado, 8 de enero de 2022, hace un año desde que se cerró la línea de tren entre Utiel y Cuenca. En principio, dicho cierre venía motivado por la tormenta Filomena pero siguió cerrada tras finalizar ésta, y además, sin línea de autobuses como alternativa al trazado.

Esta línea hacía más de 30 años que no recibía ningún tipo de inversión económica y, de hecho, dado su mal estado, la circulación no podía superar los 60 60 km/h e incluso, en algunos tramos, los 20 km/h, condicionando así el servicio y obligando a los usuarios a recurrir al vehículo particular.

Desde los colectivos en defensa del ferrocarril se denunció esta situación dado que ya se preveía a estrategia del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) y Adif para cerrar definitivamente esta vía férrea. Esta línea en cuestión es un ejemplo más del peligro que corre el ferrocarril convencional desde hace décadas, especialmente a causa del desvío de inversiones al AVE, modelo de transporte que beneficia a menos del 4% de los usuarios, dejando así zonas del interior incomunicadas, como la mencionada anteriormente.

Los convocantes de esta concentración denunciaban también el mal servicio de las Cercanías de Valencia, que cerró el año 2021 con menos de 9,5 millones de usuarios, a diferencia de hace 12 años que contaba con más de 24 millones. La situación es insostenible tanto por la carencia de personal y vehículos como por el desvío de las inversiones y la pésima gestión del servicio.

Ambas reivindicaciones fueron elevadas a la consideración del Senado el pasado mes de abril por el senador de Compromís Carles Mulet, sin que ello haya movido una reacción al respecto por parte del Ejecutivo. Todo lo contrario.

-

Comentarios


EN TITULARES