ayora

Los Centros Dona Rural realizan 4.767 atenciones a mujeres víctimas de violencia de género durante el primer semestre del año

 

La red de Centros Dona Rural ha realizado durante el primer semestre de este año un total de 4.767 atenciones a mujeres víctimas de violencia de género que viven en poblaciones de zonas del interior de la Comunitat Valenciana.

Estas atenciones han permitido ofrecer ayuda a 910 mujeres por problemáticas de malos tratos físicos y/o psíquicos, abuso sexual, agresión sexual y acoso sexual en el ámbito laboral, trata de mujeres, mutilación genital y matrimonio forzoso.

Del total de mujeres atendidas, 321 acudían por primera vez a los servicios que la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas pone específicamente a disposición de las mujeres víctimas de la violencia machista, a través de la Dirección General del Institut de les Dones.

El resto de mujeres atendidas, 589 en total, corresponden a casos de seguimiento de años anteriores, casos retomados o expedientes de este año de otros Centros Mujer de la Red que han asumido los centros rurales por proximidad territorial.

El trabajo realizado con estas mujeres evidencia algunas particularidades que diferencian el ámbito rural del urbano, entre ellas la existencia de una violencia oculta que las profesionales afloran gracias al trabajo conjunto y coordinado con otros agentes que intervienen en este ámbito.

Para combatirla, se realizan las atenciones a estas mujeres en itinerancia, es decir, las técnicas de trabajo social, psicología y asesoramiento jurídico se desplazan hasta la víctima para facilitar la salida de esta del contexto de violencia.

Respecto a las 4.767 atenciones realizadas por los servicios de los centros mujer rural, 739 fueron presenciales, 652 en itinerancia, 3.355 de forma telefónica y 21 por videoconferencia.

Atención integral y especializada

La red de centros rurales se puso en marcha hace dos años y medio con un doble objetivo: por un lado dar atención integral y especializada a las mujeres víctimas de malos tratos y visibilizar la violencia machista en las zonas rurales y de interior y, por otro, trabajar la prevención y la promoción en materia de igualdad.

La ruralidad es un concepto muy complejo que no solo va ligado a poblaciones de tamaño reducido, sino que se refiere también a un estilo de vida, una mayor distancia de los contextos urbanos y un acceso general más complicado a ciertos servicios.

Este es el motivo por el cual el servicio está compuesto por unos equipos itinerantes que se coordinan desde cuatro bases fijas ubicadas en las localidades de Elda, Yátova, Segorbe y Sant Mateu, y cuentan con un equipo de atención directa compuesto por una plantilla de psicólogas, trabajadoras sociales y abogadas.

Asimismo, cuentan con un equipo prevención de la violencia de género y promoción de la igualdad compuesto por educadoras sociales y técnicas de integración social, que se encarga de la organización y ejecución de actuaciones de visibilización y prevención de la violencia de género en el ámbito rural, organización y ejecución de actuaciones de promoción de la igualdad en las zonas rurales, y promoción de actividades que conlleven el empoderamiento y la asistencia para una vida independiente de estas mujeres.

Así, desde la sede de Elda se da atención a las comarcas de Alt Vinalopó, Vinalopó Mitjà, l'Alcoià, el Comptat, La Costera, la Vall d'Albaida; desde Yátova se presta servicio a la Canal de Navarrés, Valle de Ayora, Plana de Utiel y Rincón de Ademuz; Segorbe coordina las comarcas de los Serranos, Alto Palancia, Alto Mijares y Alcalatén; y Sant Mateu las de els Ports, Baix y Alt Maestrat.

Brecha digital de género

La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha evidenciado una brecha digital de género en las mujeres de los contextos rurales, por lo que, tras la coordinación de las dos redes de profesionales Red Valenciana de Igualdad y Red de Centros Mujer Rural y de Interior, se organizó el curso 'Empoderamiento de las mujeres en contextos rurales a través de las TIC' con el objetivo principal de erradicar la brecha digital de género en los contextos rurales.

Estos cursos se realizaron en colaboración con la Diputación de Castellón entre el 28 de septiembre de 2020 y el 31 de enero de 2021 en los Centros de Dinamización Económica y Social (Cedes) de Vall d'Alba, Segorbe, Albocàsser, Lucena y Morella.

 

.-

Comentarios


EN TITULARES