El grupo criminal se dedicaba a interceptar las comunicaciones de las compañías utilizando un ‘malware’ mediante el cual conseguían monitorizar los correos electrónicos

El Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Llíria, en el marco de una operación a la que se ha dado en denominar ‘Willibon’, ha conseguido desarticular un grupo criminal de ámbito internacional dedicado a estafar a empresas mediante el método conocido como ‘Man in the middle’.

La investigación se inició en octubre de 2020, a raíz de sendas denuncias en las que dos empresas valencianas figuraban como perjudicadas. El método empleado era la realización de una serie de transferencias mediante engaño de más de 58.000 euros.

Este grupo criminal se dedicaba a interceptar las comunicaciones de las compañías utilizando un ‘malware’ mediante el cual conseguían monitorizar los correos electrónicos, obteniendo así información sobre operaciones actuales, membretes, logotipos y demás información vital de las empresas escogidas como víctimas para el posterior ataque informático.

Los autores, una vez que tenían bajo su control los correos electrónicos de las empresas, modificaban el contenido de los mensajes, en el marco de una operación financiera actual, y concluían cambiando los números de cuenta de los beneficiarios de las transacciones.

Estos números de cuenta eran las llamadas ‘mulas económicas’, personas que facilitan sus datos personales o el de sus empresas para la apertura de cuentas bancarias, las cuales son utilizadas por el grupo criminal a cambio de un beneficio económico.

Posteriormente, siempre en menos de 24 horas, desde su ilegal obtención en estas cuentas bancarias ilícitas, procedían a la extracción del efectivo evitando, de esta forma, el bloqueo de las cuentas reseñadas y, por supuesto, dificultando el rastreo por parte de las fuerzas del orden público.

Además, los autores consiguieron obtener, de forma ilícita, más de medio millón de euros a través de otras 16 empresas que han sido perjudicadas por la actividad de este grupo criminal.

El Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Llíria, a través de unas exhaustivas indagaciones, localizaron 11 cuentas bancarias de varias entidades financieras, utilizadas para el blanqueo del efectivo obtenido ilegalmente, cinco empresas pantallas -compañías constituidas, pero sin actividad- y diversas ‘mulas económicas’.

Los agentes practicaron un registro en un domicilio de la localidad de los Molares, Sevilla, interviniendo una gran cantidad de documentación y efectos relacionados con los delitos investigados.

Los autores de los hechos utilizaban tarjetas SIM a nombre de terceros para la comunicación entre ellos.

Para este tipo de ilícitos se requiere un alto grado de conocimientos y especialización en el ámbito informático. En esta red criminal existía además una estructura definida, jerarquizada, con roles y funciones específicas para la consecución de los delitos.

Cabe destacar que esta organización criminal tiene una vinculación directa con hechos muy similares cometidos en 2020 en los que aparecen como perjudicadas compañías del Líbano, Alemania, Bélgica y España.

Esta operación culminó con la detención de tres hombres de 39, 50 y 52 años de edad y nacionalidad española, como presuntos autores de delitos de estafa, falsedad documental, acceso ilícito a datos o programas informáticos y pertenencia a grupo criminal.

Se han intervenido dos terminales de telefonía móvil, siete tarjetas SIM, tarjetas prepago, documentación de constitución de empresas a nombres de ‘mulas económicas’, documentación bancaria y 4000 euros en efectivo.

Cabe destacar la experiencia, conocimientos y constancia del Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Llíria, gracias al que ha sido posible la desarticulación de este grupo criminal que actuaba internacionalmente. Gracias a esta intervención, los supuestos culpables están siendo investigados y, de esta forma, se ha evitado que siguieran delinquiendo en más países vecinos.

Las diligencias instruidas, hasta el momento, no descartando nuevas actuaciones, han sido entregadas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Llíria.

.-

Comentarios