lunes, 20 de julio de 2020

Una sentencia condena a un comprador de naranjas a pagar la cosecha que no recogió


+ TURIA | La Audiencia de Valencia marca un hito al aplicar la ley de contratos agrarios de 2013, que considera al agricultor como la parte más vulnerable
La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un comerciante mayorista de naranjas a pagar a un agricultor toda la cosecha que le compró y de la que sólo recolectó la cuarta parte. 

Además impone al comprador el pago de las costas del juicio y los intereses legales del importe de la producción desde que debió de haberlo abonado.
Tal como recoge el diario Las Provincias, la abogada del citricultor afectado, Isis María Úbeda Castelló, de L'Ollería, ha indicado que esta sentencia, del 10 de junio pasado, «significa todo un hito para el campo valenciano y marca un antes y un después», ya que se fundamenta en la aplicación de la Ley Valenciana de Contratos Agrarios de 2013, que considera al agricultor como la parte más vulnerable en la cadena de comercialización de productos agrarios y establece mecanismos para «garantizar su protección frente a los frecuentes abusos que sufre».
El citricultor de este caso vendió a una firma comercial la cosecha de mandarina Clemenpons de un campo de su propiedad en un pueblo de La Ribera. El comprador llegó a recoger al principio una cuarta parte de la producción de la finca y ya no volvió a recolectar las tres cuartas partes pendientes. La totalidad de la cosecha prevista, según el aforo que se calculó para el contrato, representaba un importe de seis mil seiscientos euros / LEER NOTICIA COMPLETA

No hay comentarios:

Publicar un comentario