sábado, 11 de julio de 2020

Portugal prohíbe fumar en el monte en verano bajo multas de hasta 60.000 euros


+ TURIA | El último incendio forestal que cruzó desde el país luso a España, el 1 de agosto de 2013, dejó tres muertos y arrasó 859 hectáreas
Portugal prohíbe fumar en todos los espacios forestales del país, bajo penas de hasta 60.000 euros, con el fin de evitar los incendios forestales.

La prohibición durará 92 días, dentro del "periodo crítico" para los incendios forestales que se inició el día 1 de julio y finalizará el 30 de septiembre en el marco del Sistema de Defensa de la Selva contra Incendios. 
Durante todo el periodo se aplicarán, por otra parte, medidas y acciones especiales para la prevención contra los fuegos campestres cuando las circunstancias meteorológicas excepcionales así lo exijan. Las autoridades portuguesas, tanto estatales como las municipales, dejan muy claro a sus ciudadanos el lema: "La protección civil comienza por ti y en los tuyos".
Los incendios forestales, unos provocados intencionadamente y otros por negligencias o rayos constituyen un auténtico problema y dolor de cabeza para los gobernantes y ciudadanos del país vecino, con el agravante que muchos de ellos, ayudados por los vientos atlánticos pueden terminar en España.
En el país vecino, las autoridades locales de Tras Os Montes y una buena parte de sus vecinos consideran que la prohibición de fumar en el bosque "es una medida acertada y coherente, porque si no fumas erradicas la posibilidad de que se te caiga por descuido la ceniza o colilla y originen un fuego que ponga en grave peligro a los pueblos y a los ciudadanos no sólo de Tras Os Montes sino de nuestros hermanos de Aliste: es evidente que quien fuma origina una colilla que no siempre va a parar a donde debiera, y como sucede este año con mucha hierba y maleza una colilla tirada es una auténtica bomba a la hora de originar un fuego".
En todos los espacios rurales forestales se prohíbe "hacer cualquier tipo de fuego" y a su vez "realizar quemas controladas para la renovación del pastoreo o eliminación de rastrojo, así como el uso del fuego en los espacios rurales y forestales para quemar residuos agrícolas y forestales".
No estará permitido "circular a tractores, maquinaria y vehículos de transporte pesados que no tengan uno o dos extintores de 6 kilogramos (según el peso de la maquinaria sea inferior o superior a 10 toneladas), sistema de retención de chispas y tapa llamas en los tubos de escape o chimeneas". Las autoridades reconocen que "uno de los problemas del medio rural hispanoluso es que hay muchos tractores y cosechadoras muy viejos que a veces tienen más de medio siglo y no cuentan con medidas de seguridad contra fuegos". La prohibición afecta también al "lanzamiento de globos de mecha encendida y cualquier tipo de cohetes, y el uso de fuegos artificiales sólo esta permitido con la autorización del Ayuntamiento".
Quienes infrinjan la normativa durante el "periodo crítico" pueden ser sancionados con multas desde los 140 hasta 5.000 euros cuando la infracción la cometan personas físicas y de 800 a 60.000 las personas jurídicas. Se advierte que "en caso de provocar un incendio, puede incurrir en un crimen de incendio forestal" según la Ley 56 del 15 de noviembre de 2011 de la República Portuguesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario