lunes, 18 de noviembre de 2019

Homo plasticus: la siguiente ‘evolución’


+ TURIA | Analizando las muestras de orina de 20 personas voluntarias en búsqueda de 27 compuestos derivados del plástico, han encontrado 20 de ellos en todas las muestras
© GUSTAVO DUCH | Los sueños más inimaginables del ser humano, poco a poco, van cumpliéndose. Aunque no tenemos alas, volamos, y dicen que hemos llegado hasta la Luna. Aunque estemos a miles de kilómetros de otra persona, nos comunicamos con ella al instante y en tiempo real con absoluta facilidad.

O podemos llevar encima, sin ningún sobrepeso, toda una filarmónica y escuchar sus melodías con una sola pulsación. Pero queremos más. Por eso hay mucha ciencia dedicada a las mejoras de nuestro chasis, en búsqueda de cuerpos humanos a los que no les pase el tiempo, que no llegue nunca la vejez. Cuerpos detenidos en una eterna juventud, que sean inmortales. Que nada pueda degradarlos, que seamos de un material incorruptible.
Y en esta asignatura también avanzamos a pasos agigantados. Porque si lo que indican muchos estudios es cierto, es fácil predecir que, a corto plazo, la materia principal de la que estará hecho nuestro cuerpo tendrá exactamente las características deseadas: moldeable, resistente a la corrosión, no biodegradable, flexible y muy muy perdurable. Como comemos mucho plástico, es lógico pensar que nos convertiremos en cuerpos de plástico.
Un avance impensable que recientemente ha corroborado el “Grup de Recerca en Epidemiologia Clínica i Molecular del Càncer del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques” (IMIM), dirigido por el Dr. Miquel Porta. Analizando las muestras de orina de 20 personas voluntarias en búsqueda de 27 compuestos derivados del plástico, han encontrado 20 de ellos en todas las muestras. Una muestra pequeña pero un resultado absoluto.
Parece ser que una parte importante de esta plastificación de nuestro cuerpo llega por la ingestión de alimentos expuestos al plástico, que no nos equivocamos al afirmar que, en nuestro sistema alimentario convencional, son prácticamente todos. Agua, alimentos frescos como la carne, la fruta y las hortalizas, los procesados…todo va bien cubierto de varias capas de plástico. Otra parte significativa deriva de comer alimentos que no solo llevan plástico por fuera, lo llevan también en su interior. Nos referimos a los alimentos llegados del mar, donde el plástico representa, en el caso del Mar Mediterráneo el 95% de los residuos que flotan, según explica la organización WWF. En total, anualmente, excretamos sobre el Mare Nostrum, entre 70.000 y 130.000 toneladas de microplásticos y entre 150.000 y 500.000 toneladas de macroplásticos, el equivalente a 66.000 camiones de la basura. Una preocupación que en el caso de Barcelona cobra aún más importancia. cuando investigaciones del Instituto de Ciencias del Mar, revelan que en sus zonas de pesca, la basura puede suponer hasta el 38% de la captura en las redes.
Esta metamorfosis a seres de plástico no parece buena para la salud pero ganaremos desde el punto de vista ecológico ya que al morirnos no será necesaria la incineración, nos echarán el contenedor amarillo para su posterior reciclado. El Homo Plasticus, un avance más de nuestra modernidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario