domingo, 18 de agosto de 2019

“Nuestros pueblos se han convertido en Magaluf”


+ TURIA | Carta de un lector sobre la situación veraniega de la comarca | “Deberíamos hacer una huelga de fiestas para 2020”
© Juan Manuel Moreno Albatera Propongo, para el verano de 2020, una “huelga de fiestas” en nuestros pueblos. La idea me sobrevino mientras he visto como mi pueblo, uno de tantos que estos días celebran sus fiestas patronales (y cuyo nombre me reservo para no avergonzar a mis convecinos), se convertía en un gran circo a tres pistas, lleno de jóvenes (la mayoría) a los que en nada le importa el futuro del pueblo de su familia si no es para disfrutar de una buena juerga.

Cuando lo vemos en la televisión, nos horroriza. Magaluf, en la Islas Baleares, se ha convertido en el gran ejemplo de ese “turismo de borrachera” que tanto mal le está haciendo a nuestro país. Sin embargo, cuando vemos, y padecemos, lo mismo a nuestro lado, en nuestro pequeño pueblo, parece que no nos importa. Nuestros pueblos, efectivamente, se han convertido en Magaluf.
En tiempos en que políticos y ciudadanos de a pie se llenan la boca de hablar de desarrollo rural, de despoblación, de España Vaciada, veo con profunda tristeza como en realidad a nadie le importan nuestros pequeños pueblos si no es para disfrutar de una fiesta pasajera y nociva, que en muchos casos ni siquiera guarda el respeto por las tradiciones que la soportan.
Los botellones se multiplican por doquier y tendría un “perdón de Dios” si al menos los que le dan a la botella tuviesen el mismo celo por acudir a los actos más tradicionales. Pero no. Y lo que es peor, la “sobrepoblación” pasajera veraniega trae consigo, tal como llevo leyendo todo el verano en esta página, numerosos actos vandálicos.
Lo dicho: nuestros pueblos cada uno en sí mismo se han convertido en Magaluf, mientras miramos para otro lado, “porque al menos los veraneantes traen alivio económico a comerciantes y establecimientos”, porque al menos los veraneantes “traen vida durante unas semanas”. Una vida que a mí, al menos, no me sirve, pues no soluciona nuestros graves problemas y además nos ponen ante el espejo de nuestra propia realidad, que no es otra que no le importamos a nadie.
Y con el añadido, más vergonzante aún que todos hemos escuchado con aquello de… “yo, aunque no vivo aquí, también pago mis impuestos”. Apaga y vámonos.
Por eso propongo, como dije, hacer huelga de fiestas en todos y cada uno de nuestros pueblos para el próximo verano. Seguramente más allá de manifestaciones y noticias de telediario, esa quizá sería la peor de las represalias que podríamos tomar contra quienes solo quieren nuestros pueblos para su diversión pasajera.

3 comentarios:

  1. Pagar impuestos da derecho a exigir alumbrado publico, recogida de basuras, agua potable.....
    Pero no a ensuciar, ni dejar descansar a los que trabajmos (y a los que no) ni a que el perrito haga sus nedesidades y no las recojas ni a vocear por las calles sea de dia o de noche ni a aparcar donde te dé la gana aunque no dejes entrar al vecino en su casa, ni a un sin fin de actos incivicos que en su lugar de residencia habitual no se les ocurre hacer ni por equicivación, y también pagan impuestos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy seguro que esto es propaganda barata. A que a dia de hoy los servicios de limpieza de su localidad han limpiado eso y ademas esta recogido en los presupuestos. Estoy esperando fotos de las romerias como dejan las calles y eso tambien va dentro de las fiestas, pero nadie se queja

    ResponderEliminar