lunes, 27 de mayo de 2019

Riba-roja asume la gestión permanente de la Comunidad de Vertidos de la depuradora Camp de Túria II


+ TURIA | El proyecto Guardian contempla la creación de una planta satélite que permitirá eliminar los contaminantes emergentes que se vierten al Túria
El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ostentará la presidencia de la Comunidad de Vertidos de la depuradora Camp de Túria II de forma permanente. Así se ha acordado en la última Asamblea celebrada la pasada semana en el Ayuntamiento de Vilamarxant. Paralelamente, Riba-roja asumirá también la gestión administrativa con el fin de centralizar los trámites en el municipio de mayor población.

La depuradora Camp de Túria II recoge diariamente las aguas de gran parte del término municipal de Riba-roja, desde el Pla de Tochar hasta el casco urbano y resto de urbanizaciones. En 2018, se vertieron algo más de 4 millones de metros cúbicos de agua que fueron depurados en la planta.
A estas aguas se suman las de los municipios vecinos de Vilamarxant, L´Eliana, La Pobla de Vallbona y San Antonio de Benagéber. Los caudales se transportan en su totalidad por gravedad hasta la EDAR, y para ello fue necesaria la construcción de cuatro acueductos, de los que destaca el realizado sobre el río Turia.
Según la Confederación Hidrográfica del Túria, el vertido que realizan los municipios al dominio público hidráulico es el adecuado y cumple con los parámetros de contaminación establecidos para evitar que impliquen cualquier alteración perjudicial con la salud humana, o con los ecosistemas acuáticos o terrestres directamente asociados a los acuáticos.
No obstante, Riba-roja trabaja activamente con los socios del Proyecto Guardian en el proyecto de construcción de una planta satélite en la depuradora Camp de Túria II, que  permitirá eliminar los clorpirifos (contaminantes emergentes) que actualmente no se eliminan, mediante procesos de oxidación avanzada.
La presencia de los contaminantes emergentes en el medio ambiente no es nueva, pero sí la preocupación por sus efectos sobre éste. De esta forma, el agua residual quedará completamente libre de contaminante para ser utilizada en gran parte como medida de prevención de incendios forestales en la zona boscosa de la Vallesa y del Parque Natural del Túria, a través de su difusión por nueve cañones de agua sobre una superficie aproximada de 36 hectáreas
El proyecto Guardian fue la iniciativa premiada en la III edición de los premios Urban Innovative Acccions, con 4,4 millones de euros, el 80% del coste total de proyecto. En él participan la consultora Medi XXI, el Grupo de Economía del Agua de la Universidad de Valencia, el Instituto de Ingeniería del Agua y el Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia, Cetaqua, el Centro Tecnológico del Agua de Suez Spain, el Ayuntamiento de Paterna, el Ayuntamiento de Riba-roja y el Parque Natural del Túria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario