lunes, 25 de febrero de 2019

El Castillo de Bétera dejará de ser de color rosa para volver a su aspecto original


+ TURIA | 120 vecinos de Bétera conocieron el sábado de mano de los redactores de proyecto como será su rehabilitación
120 vecinos pudieron visitar el sábado pasado el Castillo de Bétera y conocer de primera mano cómo será la rehabilitación de este edificio histórico gracias a las explicaciones de los arquitectos que han redactado el proyecto de ejecución y que serán los encargados de dirigir la compleja recuperación, Tirso Ávila, José Manuel Climent, Alberto Marco, Andrés Llorent, y la arqueóloga, Carmen Marín.

Tal y como anunciaron a los visitantes, el objetivo de la primera fase de las obras será devolver al edificio los revestimientos que se colocaron en la intervención de los años 80. De esta manera el castillo dejará de ser rosa y volverá a su aspecto original, intentando recuperar los materiales originales que fueron cubiertos.
El revestimiento se eliminará del exterior del castillo y también del interior, junto con los suelos de terrazo, y el suelo radiante que está provocando que la humedad suba por las paredes del edificio.
"El proceso de restauración del castillo será largo y tendremos que estar muy encima de todas las estructuras. Lo primero que haremos será limpiar el castillo, limpiar el revestimiento rosa que en algunas partes ya se está cayendo. Nuestra prioridad inicial es recuperar a nivel visual lo que era la imagen del castillo, al menos recuperar la parte histórica de las fábricas, los tapiales y los sillares. Ahora mismo todo está bajo un revestimiento cosmético como una piel, un velo que lo tapa. Pero el castillo es piedra, son marcas, heridas y cicatrices que cuentan una historia ", explicaron.
Está previsto que se programen más visitas según avancen las obras, "queremos que los vecinos formen parte del proyecto de recuperación del castillo, queremos que aporten su opinión y su punto de vista sobre lo que se va haciendo. Es un proceso abierto y queremos que los vecinos de Bétera sientan que forman parte de él ", explicó el concejal de Patrimonio, Joano Baudés.
Los técnicos explicaron detalladamente cómo serán los primeros pasos de las obras. El objetivo es que se vea un castillo "más parecido a lo que es un castillo de verdad, con parches, grietas selladas, con tramos de un material y de otros. El resultado puede ser chocante para todas aquellas personas que se han acostumbrado a ver un castillo rosa y homogéneo. Lo que queremos es que los vecinos sepan porque se ha hecho así y que lo difunda, para que aquellos que preguntan y que lo vean fuera, puedan entenderlo ", explicaron.
Divididos por grupos, los asistentes recorrieron durante dos horas las estancias de del edificio y fueron descubriendo elementos impropios cómo la escalera, que fue colocada allí en la intervención de los años 80 y que probablemente procede de una masía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario