miércoles, 31 de octubre de 2018

Un proyecto pionero en Llíria permite alimentar parte del municipio con biomasa y conocer sus emisiones exactas


+ TURIA | La Concejalía de Energías Renovables y Cambio Climático de València reúne a municipios de toda Europa para intercambiar experiencias novedosas y que los pactos “no queden en papel mojado”
Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de València ha desarrollado un programa pionero de eficiencia energética y lucha contra el cambio climático en Llíria, el programa SimBioTIC, que permitirá reducir “drásticamente” las emisiones de gases de efecto invernadero gracias, entre otras cosas, a la biomasa sobrante que generan los abundantes bosques de su término municipal. 

Los resultados del proyecto han sido presentados por José Vicente Oliver, responsable de Bioeconomía del proyecto, en la jornada ‘Els municipis canvien pel clima’ que organiza la Concejalía de Energías Renovables y Cambio Climático del Ayuntamiento de València.
El jefe de servicio de la concejalía, Nacho Lacomba, se ha mostrado “enormemente satisfecho” del desarrollo de la jornada, que se enmarca dentro de la iniciativa ‘València canvia pel clima’, “porque en el taller posterior a las ponencias se han intercambiado experiencias novedosas y concretas entre municipios de toda España”. El objetivo, según Lacomba, es que los pactos suscritos contra el cambio climático y por la eficiencia energética, como el Pacto de los Alcaldes de 2008 de la Unión Europea al que València está suscrita, “no queden en papel mojado, no sean documentos muertos sino que se traduzcan en medidas concretas y efectivas que podamos poner al alcance de todos nuestros municipios para reducir las emisiones y potenciar las energías renovables”.
El proyecto SimBIOTIC ha acaparado parte de la atención de la jornada porque, después de dos años de trabajo, los investigadores del grupo ICTvsCC (TICS contra el Cambio Climático) de la Universidad Politécnica han desarrollado junto al equipo de gobierno de Llíria un proyecto que, entre otras cosas, permitirá la recogida y aprovechamiento de la biomasa sobrante de los montes del término para abastecer de energía todos los edificios públicos y parte del municipio, evitando así el consumo de combustibles fósiles como el gas natural. “Con un circuito de aprovechamiento de estos sobrantes, además, se limpian los montes y se previenen incendios”, explicó Oliver. El investigador afirmó la importancia de que cualquier decisión que se tome contra el cambio climático “se base en el análisis riguroso de datos reales”.
Otro de los aspectos innovadores del proyecto es el desarrollo del sistema Géminis, que por primera vez permite conocer el mapa exacto de emisiones de gases de efecto invernadero en un municipio. “Esto es muy importante porque permite tomar decisiones concretas, premiar o castigar a un emisor concreto, destinar recursos allí donde se necesitan”, afirmó el investigador, para quien hasta ahora se estaba obrando “casi a ciegas” en este terreno.
“Se conocen las emisiones a nivel estatal, y lo que se hacía hasta ahora era extrapolar esos datos a los pequeño municipios en función de la superficie y la población, pero eso conduce al absurdo porque en un sitio como Llíria se están computando porcentajes de emisión de los barcos pesqueros de Cádiz”, bromeó otro de los responsables del proyecto, el físico Javier Urchueguía, quien acaba de presentar los resultados de SimBioTIC al Comité de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias. Los investigadores de la Universidad Politécnica pretenden que este proyecto se convierta en un nuevo “modelo a seguir” de gestión energética a nivel nacional e internacional y alaban al alcalde de Llíria, Manuel Civera, por haberse atrevido a impulsar el proyecto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario