jueves, 25 de octubre de 2018

“Algo debió quedar en sus memorias”


+ TURIA | Nos acercamos hoy al mundo, a veces olvidado, de las tradiciones serranas que en la vorágine informativa actual a veces pasa desapercibido | Alfredo Zaragozá : “Las materias actuales se deben aprender, pero no por eso se deben enterrar las antiguas, porque sin estas, las actuales no existirían”
No es actualidad pero a veces hay que mirar las cosas en perspectiva. En la que da el tiempo, que vinieron en llamar en experiencia, y que no pocos serranos intentan mantener encendida su luz en las nuevas generaciones. No es la primera vez que traemos hasta esta revista digital a nuestro protagonista de hoy. 

Ya le vimos trabajar en lo que hoy es Museo Etnológico de la Almazara del Conde, donde puso labor y sabiduría (y de manera altruista) para ayudar a convertir este espacio en referencia turística para Sot de Chera. También lo vimos, en Sote claro, en cuantas ferias y mercados artesanales donde nos ofreció incluso una entrevista en la que, por supuesto, con sus propias palabras explica mucho mejor lo que queremos narrar.
Siguiendo al amigo Alfredo Zaragoza en su día a día, uno siempre se encuentra alguna sorpresa, alguna imagen entrañable que vuelve a llamarnos a la reflexión. Y así traemos a este jueves esa instantánea de Alfredo enseñando a los niños soteros a confeccionar una escoba.
En realidad se trata de un evento que se llevó a cabo el curso pasado, aunque como bien explica Alfredo “por su naturaleza puede ser a temporal”
“Fui requerido por la profesora del colegio de Sot de Chera, con el fin de revivir costumbres antiguas. También intervino otro vecino, Javier Baquero, con plantas medicinales.
Mientras confeccionaba una escoba de palma, iba hablando de como nuestros antepasados se las arreglaban para trabajar con los materiales del monte. Al mismo tiempo yo contestaba a sus innumerables preguntas.
Algo debió quedar en sus memorias, pues cuando me cruzo con algún niño me saluda con cariño.  Yo intenté transmitir lo que mi iaio Dámaso Mínguez me enseñó cuando yo era un niño, y estaría muy orgulloso si yo pudiera ser el puente que uniera ambas generaciones.
“También acudieron al acto madres y abuelas, a ellas les dije que las materias actuales se deben aprender, pero no por eso se deben enterrar las antiguas, sin estas, las actuales no existirían.  Ambas pueden convivir como lo hacen diferentes pueblos, solamente hace falta buena voluntad y perseverancia, esa condición no debe ser una carrera larga, sino muchas carreras juntas”









No hay comentarios:

Publicar un comentario