sábado, 5 de mayo de 2018

Expertos en biología proponen una nueva tipología de ríos efímeros


+ TURIA | En la Confederación Hidrográfica del Júcar solo un 23% llevan agua cuando llueve
Biólogos expertos en cuencas fluviales han concluido que es necesario establecer una nueva tipología para ríos temporales o efímeros, aquellos que tienen gran variabilidad hídrica y se llegan a secar si no llueve, para poder garantizar su conservación.

Esta es la principal conclusión del proyecto europeo 'LIFE Trivers', que también ha desarrollado herramientas para analizar el estado ecológico de los ríos temporales y que ya ha aplicado en las cuencas internas de Cataluña, donde un 31% de sus ríos son efímeros, y del Júcar, donde un 23% sólo llevan agua cuando llueve.
Cerca de setenta gestores, investigadores y expertos se han reunido en Barcelona en la conferencia final de 'LIFE Trivers', un proyecto europeo que ha desarrollado un sistema para diagnosticar el estado ecológico de los ríos temporales y mejorar su gestión.
LIFE Trivers es una iniciativa impulsada por un consorcio formado por el Grupo de Investigación FEHM (Freshwater Ecology, Hydrology and Management) de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (UB), el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), la Agencia Catalana del Agua (ACA) y la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).
Según las conclusiones del proyecto, la clasificación actual de los ecotipos de los ríos no incluye las características singulares de los ríos temporales, que, por su régimen hidrológico variable a lo largo del año, tienen comunidades biológicas diferentes a los ríos permanentes.
"Esta variabilidad significa que los indicadores que marcan el estado ecológico de los ríos temporales son diferentes de los indicadores de los permanentes, por lo que es necesario establecer unos ecotipos que tengan en cuenta la hidrología de estos ríos", ha señalado Narcís Prat, investigador principal del proyecto y director del Grupo de Investigación FEHM del Instituto de Investigación del Agua (IDRA) de la UB.
Según los expertos, el primer problema de la clasificación y gestión de los ríos temporales es el desconocimiento de su régimen, ya que tienen una gran variabilidad hidrológica que dificulta diagnosticar su estado ecológico con las metodologías habituales, más pensadas para los ríos permanentes.
Para solucionarlo, 'LIFE Trivers' ha desarrollado el software TREHS (Temporary Rivers Ecological and Hydrological Status) para diagnosticar el estado ecológico de los ríos temporales.
TREHS incorpora los datos históricos sobre los caudales de cada río, datos de simulaciones hechas a partir de modelos de escorrentía de agua e información proveniente de fotografías aéreas y de observaciones puntuales de muestreos biológicos.
Además, 'LIFE Trivers' también ha integrado conocimientos de la población sobre la hidrología de los ríos temporales con encuestas a vecinos, ha explicado Francesc Gallart, investigador del IDAEA-CSIC.
"El uso de TREHS ha permitido conocer el régimen hidrológico real y poder clasificar de nuevo las masas temporales, y a partir de esta información, rehacer las rutinas de muestreo y evaluación», ha detallado Carolina Solà, del Departamento de Control y Calidad de las Aguas de la ACA.
La información de TREHS ha servido para establecer que el 40% de los ríos de las cuencas interiores de Cataluña tienen cierta estacionalidad y que el 31% son técnicamente temporales o efímeros.
Además, el software ha permitido comparar el régimen real del río con el régimen actual para averiguar cuál ha sido el impacto humano.
"Los resultados muestran que aproximadamente un 15% de los ríos están alterados por causas antrópicas, tanto por extraer agua -que transforma ríos permanentes en temporales- como por vertidos, que transforman ríos temporales en permanentes", ha destacado Solà.
En el caso de los ríos de la cuenca del Júcar, según Sara Jiménez, jefa técnica de la Oficina de Planificación Hidrológica de la CHJ, un 23% de los ríos de esta cuenca son temporales, y un 15% de estos lo son por causas antrópicas.
El proyecto ha comparado si los indicadores del estado ecológico utilizados en ríos permanentes funcionan también en ríos temporales y ha llegado a la conclusión de que deberían adaptarse.
Según la investigadora del FEHM Núria Cid, los ríos temporales presentan "una fauna única, muchas veces en peligro, por la falta de protección de las balsas que quedan durante la época de verano, refugios para la biodiversidad y muy importantes para la conservación de los peces".
Los biólogos han destacado la implicación de la ciudadanía mediante Riunet, una app de ciencia ciudadana que incorpora una versión simplificada del TREHS que permite a cualquier persona con un teléfono inteligente informar del estado hidrológico y ecológico de un río, que luego evalúan los científicos.
Hasta ahora, se han registrado más de 500 personas y ya se han validado 533 evaluaciones enviadas a través de la aplicación. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario