miércoles, 21 de marzo de 2018

La ‘Casa del Tío Florencio’ de Titaguas se adherirá al MuVIM como Centro Cultural Asociado

+ TURIA | La sede del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad acogerá la presentación del proyecto el próximo 22 de marzo
La histórica y emblemática ‘Casa del Tío Florencio’, uno de los símbolos arquitectónicos y patrimoniales de Titaguas, se sumará a la red de museos etnográficos, como Centro Cultural Asociado, del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad.

Así se presentará oficialmente el próximo 22 de marzo en un acto institucional que tendrá lugar en la sede del MuVIM en la capital valenciana en la que el Ayuntamiento de Titaguas y el espacio museístico valenciano presentarán el proyecto del futuro museo que bajo el título ‘La Casa de las Luces’ ofrecerá un recorrido por la historia y tradiciones del municipio serrano a través de la figura central del botánico decimonónico Simón de Rojas Clemente, oriundo de la localidad.
Una cita en la que el consistorio titagüeño quiere contar con la presencia de cuantos vecinos quieran sumarse a jornada histórica para el municipio. Así se ofrece una excursión hasta Valencia que incluirá la visita guiada a las exposiciones del MuVIM, el acto de presentación de ‘La Casa de las Luces’ y una comida. Los interesados deben inscribirse antes del 16 de marzo en el Ayuntamiento.
Un edificio cargado de historia
La 'Casa del Tío Florencio' es un edificio del siglo XVIII, manteniéndose en la actualidad como una de las casas principales de la Villa de Titaguas y símbolo de la historia local, ya que entre sus paredes se han realizado actividades económicas tan variadas como la cerería y los telares. 
El reloj de sol de su fachada, de forma cuadrangular, da nombre a la Plaza que preside. Además, a lo largo de las décadas, ha sido teatro, bar, tienda y hasta cuartel general durante la II República.
Un referente de la Ilustración española
Simón de Rojas Clemente (1777-1827) constituye un referente para la ciencia de la Ilustración española. Encaminado a eclesiástico se enriqueció con el naturalismo y la botánica. Amplió sus estudios en París y Londres, y a lo largo de su trayectoria realizó la Historia natural del Reino de Granada, investigó y fue bibliotecario e incluso director del Jardín Botánico de Madrid.
El legado científico-literario del botánico de Titaguas transmite las bases prácticas y el espíritu que generarán el nacimiento de la etnobotánica moderna: el sistemático esfuerzo para la recolección de datos de campo, extraídas de las conversaciones con los que viven y trabajan en contacto con las plantas objeto del estudio. Clemente no resultaba un botánico academicista al uso, amante de lupas y herbarios, sino un enamorado del conocimiento de las plantas en su hábitat, de las arduas excursiones por parajes montañosos, y de la conversación con pastores, agricultores y gente del mundo rural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario