jueves, 9 de noviembre de 2017

"Lo que Rafah haga nos importa a muchos, porque en los tiempos que vivimos es un ejemplo a imitar"

+ TURIA | Rafah Hajjar Muñoz, nacido en  Casinos  es  uno  de los estudiantes valencianos que han conseguido en el  año 2017 dos Medallas de oro, dos Medallas de  plata y un Bronce en la Olimpíada Nacional de Física y Matemáticas | Rafah habla con serenidad  y entereza, sobre su historia y las Olimpiadas de Sabiduría
© Jose S Murgui “Vivere, mi Lucili, militare est”  (Juvenal, Sátiras, 4,91) Arriesgar la vida por amor a la verdad.
Ese es el inicio de esta crónica nacida entre el verano y el otoño, cuando me siento delante del  ordenador, hablando con Rafah, entre bocanadas de aire fresco con olor a jazmín y tierra mojada, y esencias de memorias cargadas de historia reciente de un joven que su vida es un continuo riesgo por llegar a la raíz, disfrutar con la verdad, y gozar con la solución de “problemas” que en ocasiones asustan a otros jóvenes de su edad. Amor a la verdad, amor a la esencia de la vida.

Durante este año las noticias se han sucedido  con el joven de Casinos nacido en julio de 1999 Rafah Hajjar Muñoz que  desde siempre estudió en  Casinos en el Colegio Público la Paz, y después en el  Instituto Camp del Turia de Llíria. Con esos datos se pueden resumir los principios de una historia que sucede entre las blancas paredes de un pueblo que nos ha visto nacer y crecer, jugar, empaparnos de los encantos y desencantos del devenir diario  y gozar en el seno de una familia, de una escuela, de unos padres y maestros que se esfuerzan a cada momento por dar a sus hijos lo mejor.
Esa sería la historia, una más de un muchacho que poco a poco va formando su carácter, va tomando conciencia de sus retos personales y con cara de  eterna niñez, que se transforma en lozana juventud, cargada de una madura sonrisa, te hace ver que el camino que ha descubierto no solo le da la paz, sino que le transmite seguridad y afianza su personalidad en aquello que cree y que marca  su ilusión.
Con esos pensamientos combina la historia de su joven vida, aprendiendo música y su vocación musical le lleva a tocar la trompeta en esa banda que no solo ha visto nacer a él, sino que hace años dieron vida, su abuelo, su tío y su madre, que fue música, Reina Musical, y también formó parte de la nueva banda infantil creada en 1972, año de su reinado, pero sería otra historia, cargada de romanticismo, pasión musical y sentimiento.
En sus estudios, Rafah, ya en Primero de  ESO se presentaba a las “OLIMPIADAS DE LA ESO”, a nivel de Comunidad  Valenciana,  era por fases comarcales  y Autonómicas  y  entonces siempre quedaba en las primeras posiciones en su categoría de los 12 a los 15 años.
Eran las Olimpiadas de Bachiller, las más importantes y famosas en España, y Rafah en cuarto de la Eso, ya queda clasificado en la prueba local de la C. V para obtener en la nacional la Medalla de Plata.
En primer de Bachiller se presenta de nuevo a las Olimpiadas de Matemáticas y Física, y después de quedar clasificado paso a las Olimpiadas Nacionales,  en esa ocasión, por primera vez queda clasificado en la especialidad de Física.
En las Olimpiadas Nacionales, repite la Medalla de plata en Matemáticas y en Física obtiene la misma medalla.
En este año que está  apunto de acabar, 2017  se presenta a Matemáticas en  Alcalá de Henares y  en Física en  Girona y  en Química en Madrid en San Lorenzo del Escorial,  y obtiene Medalla de oro y Primera posición en Matemáticas, ya que hay 6 medallas de oro, y en Física también obtiene el Oro y Tercera posición.
Al ser Medalla de Oro, Rafah,  pasa a la Fase Internacional, y a pesar de estar clasificado en las dos especialidades, solo participó en la de Matemáticas por superposición del calendario no pudo participar en ninguna prueba más, a pesar de que Rafah, tenía claro que su objetivo eran las Matemáticas.
La fase Internacional se ha desarrollado en Rio de Janeiro, donde acuden a participar  112 países y cada país presenta como máximo seis personas,  en total 615 participantes. Las pruebas eran dos días de examen con una duración de cuatro horas y media diarias, y cada día había para resolver tres problemas.
El primer día, Rafah realizó el primer problema y la mitad del segundo  y el segundo día el primer problema, este hecho a la hora de ejecutar la resolución de los problemas,  se puede considerar como una buena trayectoria a la hora de obtener la puntuación final.
Los resultados iban saliendo poco a poco, pues cada país tiene un “líder”  que defiende los problemas de su Equipo, la Líder Española en esta ocasión era María Gaspar (Madrid). Los exámenes son corregidos por diferentes Tribunales  para cada problema, y paulatinamente se iban mostrando los resultados, y el resultado de Rafah fue de 17 puntos sobre 42 obteniendo la medalla de Bronce de la IMO (International Mathematical Olympiad).
Los españoles han  obtenido tres Medallas de Bronce y dos Menciones ya que tener un problema  resuelto perfectamente,  te da derecho a  ésta Mención;  Rafah tiene un problema resuelto a la  perfección, pero al tener ya una  Medalla, no hay opción a la Mención de honor.
Rafah, con el Bachiller terminado ha empezado este nuevo curso  estudiando Matemáticas y e Ingeniería Física en la UPC ( Universidad Politécnica de Cataluña) donde espera obtener esa doble titulación.
Seguimos hablando pausadamente, con tranquilidad.
 -¿Qué  esperanza tiene Rafah en el  futuro? Sus jóvenes manos acarician la  ilusión por  INVESTIGAR  en las Matemáticas y en la  Física;  su especialidad y meta de momento es estudiar e investigar. Profundizar en esa carrera de Matemáticas, de nuevas tecnologías, de datos, estadística….  Pero su esencia favorita es la investigación. Se siente realizado y es feliz resolviendo problemas y contra más difícil es el problema, más satisfecho se siente y con más fuerza se aferra a encontrar la solución. Su ambición no es competir, sino participar y disfrutar de lo que le gusta.
Está en posesión de la Medalla al Mérito académico del Ayuntamiento de Casinos en el 2015, la más alta distinción que otorga el Ayuntamiento de Casinos cada 15 de mayo, fecha en que se celebra el nacimiento de Casinos como pueblo, y no la pudo recoger Rafah por estar  fuera de Valencia participando en una de las competiciones descritas con anterioridad,  pero se ha sentido siempre muy feliz e integrado en esa escuela, ese pueblo y ese ambiente en el  que vio la luz, vivió y estudió desde siempre.
En el instituto, -cuenta Rafah con cara de evocar aquellos primeros recuerdos-  los profesores lo animaron a que se presentara a todos los concursos “creyeron en su valía” (nos dice), esa nota avala su historia, ese hecho habla por sí solo, del ánimo se pasa a la realidad, la acción acompaña al triunfo, la constancia genera confianza.
Brota en este momento un recuerdo emocionado a la memoria de su padre, Rahif (Siria), hombre prudente, ecuánime, justo y sereno, experto y cultivado en medicina,  fue el que les inculcó desde muy pequeños tanto a él como a su hermano los hábitos de estudio y disciplina ante los libros, dedicando ese padre generoso y altruista, muchas horas a compartirlas con sus hijos hasta el momento de su partida después de sufrir una larga enfermedad, pero siempre queda el recuerdo y el triunfo de que los valores aprendidos en la vida, son más fuertes que el dolor que deja la muerte, pero en medio de ese vacío, siempre perdura el amor de lo aprendido, lo vivido y lo heredado, porque esta historia de ciencia, de vida, de lucha y de superación, no tendría sentido sin los fuertes cimientos que los hijos reciben de los padres, en esta ocasión el padre constante y bueno marchó, pero la madre Paqui, sigue al frente de la familia, donde las medallas son el reto y la mayor Olimpiada son los lazos de amor que unen a la familia.
A primeros de septiembre participó en la Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas (mira el móvil, pendiente como cualquier joven de las fechas, de la hora, de los días), fue en Argentina, en Puerto Iguazú, y allí como no podía ser de otra forma, también consiguió un merecido galardón, en esta ocasión fue una Medalla de Plata.
Ahora Rafah  está ya en Barcelona… tiene que dejar Casinos para cubrir nuevas  etapas en su vida. Nuevos retos por empezar… Olimpiadas universitarias…  nuevas “Marcas” a conquistar…
Acabamos la conversación  con miradas silenciosas, sabiendo que en esta historia, no hay un punto final, estamos ante un punto seguido de una joven página de oro, escrita con letras de ilusión y con  números cargados de sueños, y con pasos firmes ante un camino de pasión cuyo horizonte apenas se vislumbra: Decía Rafah “-No quiero estudiar esa carrera por lo que me pueda dar en un futuro, sino que lo que más me interesa es aprender Matemáticas y Física” Rafah quiere “saber”   quiere “llegar a la raíz”.
Y para poner el punto final de esta luminosa tarde, le pregunto  al Genio que tengo delante: ¿Qué opinas de que en este año todos los periódicos hayan hablado tanto de ti?  La respuesta fue contundente: “-lo que yo hago le importa a alguien.”
Efectivamente lo que Rafah haga, nos importa a muchos, porque en los tiempos que vivimos, es un ejemplo a imitar, que un joven de apenas diez y ocho años, presente esta forma de ser y actuar, con tan valiosa trayectoria, nos viene a decir, que nos importamos mutuamente, a Rafah le importa saber, llegar a la raíz; a nosotros nos interesa que llegue, que sepa, que aprenda, y que como ha hecho hasta ahora no se olvide de que nació en Casinos, corrió por sus calles, jugó en nuestras plazas, vivió nuestra fiesta, hizo sonar las notas musicales en nuestra banda, y lo que es más importante abrazo a su familia en su casa, en su calle… y su niñez, juventud, el despertar de su vida, lo vio y lo vivió en esa tierra, gloriosa tierra dulce, regada por buenos vinos y cargada de dulces naranjas,  que a todos nos ha visto nacer y que lleva por nombre Casinos.
Ese es tu pueblo, el mío, el de todos, pueblo que goza cuando un vecino como tú, se le llena la boca al pronunciar su nombre, y porque tu trayectoria avala la historia, de que las grandes personas, nacen en pueblos pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario