lunes, 11 de septiembre de 2017

"Lo que la Vuelta Ciclista se dejó"

+ TURIA | Ecologistas en Acción La Serranía denuncia el impacto medio ambiental del paso de la Vuelta a España por la región
El viernes 25 de agosto la Vuelta Ciclista a España visitó La Serranía en una jornada festiva que llenó las cunetas de la CV-35 al paso del pelotón.
Una jornada histórica que no obstante ha tenido su repercusión para el medio ambiente de la zona. Tal como denuncian desde el colectivo 'Ecologistas en Acción La Serranía' a través de un comunicado en el que explican que "no éramos conscientes del impacto que rodea esta prueba deportiva hasta que la hemos vivido en nuestras carnes".

Un gran despliegue de medios acompaña dicho evento: más de 50 motos y casi un centenar de coches de Guardia Civil de Tráfico y Grupos Especiales, docenas de coches de los equipos participantes, otros tantos de patrocinadores, tienda-bus en carretera, ... así hasta casi 2.000 personas. Todo ello para seguir de cerca a los 180 ciclistas que participaron en esta prueba.
Desde primera hora del viernes ya se dejaba sentir el peso de la prueba. Furgonetas de apoyo logístico, motos de Tráfico arriba y abajo por la CV-35. Accesos a caminos rurales y carreteras secundarias cortadas durante horas, muchas de ellas por cintas que colocaba la Guardia Civil de Tráfico.
Una prueba que mueve millones de euros sólo en publicidad, con un alto coste económico para las arcas públicas (Llíria pagó a los organizadores casi 60.000€ por que la prueba saliera de su municipio), pero con un deficiente servicio de recogida de residuos y un fuerte punto de emisión de CO2.
"Como pasaban los días y observamos que no se retiraban los cientos de metros de cintas de plástico colocados para el evento, ni los residuos esparcidos por las cunetas, preguntamos a un alcalde de la zona y nos confirmó que no se había coordinado la retirada de los mismos. Simplemente se comunicó hora y día de paso de la prueba.
Desde E.E.A. La Serranía nos pusimos manos a la obra y retiramos casi todas las cintas de plástico y demás residuos de un tramo de 30km, desde Chelva a Aras de los Olmos.
Queremos hacer público la falta de sensibilidad Ambiental por parte de la organización que no contrató un servicio de limpieza suficiente, siendo este coste “calderilla” para lo que mueve la Vuelta.
La repercusión en prensa: casi nula. No podemos decir que la vuelta nos haya aportado nada positivo ni aún al sector servicios de la Serranía.
Si en 30 kilómetros dejan esto imaginad el impacto que supone en 3.000 km. Simplemente inadmisible. Debería ser una prueba ejemplarizante a todos los niveles: coordinación con ayuntamientos, respeto al Medio Ambiente, apoyo al mundo rural...y no un simple negocio de grandes patrocinadores"
"Como colectivo ecologista, defendemos el uso de la bicicleta y del ocio saludable y sostenible".

No hay comentarios:

Publicar un comentario