martes, 18 de julio de 2017

El Gobierno prorrogará un año más, hasta septiembre de 2018, la declaración de sequía en el Júcar y el Segura

+ TURIA | El borrador del Ministerio indica que el Alto Turia "presenta valores negativos", es decir, por debajo de la media, por lo que la situación es de "alerta y emergencia"
El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) ya tiene los borradores de sendos Reales Decretos por los que prorrogará un año más la declaración de sequía en la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y del Segura (CHS) para el siguiente año hidrológico, del 30 de septiembre de 2017 al 30 de septiembre de 2018.

Los borradores, que ya han pasado el proceso de consulta pública, no han contando con ninguna alegación, según fuentes del ministerio consultadas por Europa Press, y pasarán al Consejo de Estado para que queden aprobados con tiempo y haya "una perfecta continuidad" de la prórroga.
De esta forma, el Gobierno alarga las declaraciones de sequía que llevan en vigor desde el año 2015 en ambas cuencas y que se han ido prorrogando al término de cada año hidrológico por "la falta de precipitaciones y agotamiento de las reservas embalsadas".
En el caso de la CHJ, el ministerio explica que, aunque durante este año hidrológico 2016-2017 las precipitaciones medias registradas han sido mayores que en los tres años anteriores, "éstas se han concentrado principalmente en la zona costera y en la zona sur de la confederación" y "han sido escasas" en las cabeceras de los sistemas Júcar y Turia.
En este sentido, el MAPAMA señala en el borrador que los indicadores de sequía prolongada del alto Júcar y alto Turia "presentan valores negativos", es decir, por debajo de la media, por lo que la situación es de "alerta y emergencia".
Así, el Gobierno considera que las previsiones "no son optimistas" ya que el comienzo de la campaña estival supone "importantes demandas tanto urbanas como agrícolas que atender desde los embalses".
En cuanto a la CHS, el ministerio analiza que, aunque lo que motivó inicialmente la declaración de sequía en 2015 fue el estado en el que se encontraban los aprovechamiento relacionados con el trasvase Tajo-Segura, "esta situación de escasez afecta ahora también a las explotaciones que dependen de los recursos propios de la cuenca", es decir, a las cabeceras.
En esta línea, el MAPAMA asegura que la aportación que han recibido los embalses de la cabecera del Segura en el periodo comprendido entre el 1 de junio de 2016 y 2017, ha sido de 222 hectómetros cúbicos, lo que supone un 70 por ciento menos de la media histórica de los últimos 30 años y ha provocado una disminución de las existencias propias de la cuenca desde el 36 por ciento que acumulaban hace un año, hasta el 21 por ciento actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario