sábado, 17 de septiembre de 2016

Vecinos del Alto Turia alertan de la visita de falsos inspectores de luz

+ TURIA | Se identifican como trabajadores de Unión Fenosa y amenazan "con cortar el suministro" si no se les deja entrar en el domicilio
Vecinos de la Serranía Baja conquense y el Rincón de Ademuz han alertado en los últimos días de la presencia "falsos inspectores de eletricidad" en la zonas limítrofes entre las provincias de Cuenca y Valencia.
Se trata de dos hombres que están visitando domicilios y empresas alegando que son trabajadores de la compañía eléctrica Unión Fenosa, usando una tablet y alegando que el contador ha sido cambiado. Muestran incluso una identificación como trabajadores de esta empresa.
Según la versión que ha trascendido en algunas redes sociales, intentan que el propietario abra la puerta del domicilio llegando a amenazar con cortar el suministro en caso de negativa.
Modus operandi y recomendaciones
Las Asociaciones de Consumidores llevan tiempo alertando de este tipo de estafas o intentos de estafa y han preparado un manual en el que especifican tanto el 'modus operandi' como las precauciones que hay que tomar ante una de estas inesperadas visitas.
Así, según explica Juan Antonio Rubio, de la empresa de seguridad GEVISA con servicio central en Titaguas, las víctimas preferidas de los estafadores son ancianos, extranjeros, y también personas discapacitadas... Actúan de forma individual o constituyendo incluso entramados de empresas. - Se presentan en las casas y buscan excusas para hacer la falsa revisión del gas, tanto del gas natural como las instalaciones de butano: por ejemplo, que sino les cortarán el gas, que les sancionarán si no lo revisan... Otras veces colocan carteles en los portales con un teléfono donde llamar. Los falsos "revisores" llegan a contratar a personas con antecedentes penales para asustar a las víctimas. Pueden pedir precios "razonables", 50, 70 euros, o más de 300...pero a veces cantidades mucho mayores.
Han llegado a darse casos de personas a las que han acompañado para sacar dinero a los cajeros por supuestas obras realizadas: hasta 2.500 euros. - En ocasiones, se sabe que, aprovechando descuidos de los propietarios, han robado en la vivienda. A veces han llegado a manipular las instalaciones, incluso cortando las gomas, para justificar las abultadas tarifas. Otro peligro es que al no ser profesionales, pueden deteriorar peligrosamente las instalaciones.
Para evitar este tipo de fraudes se recomienda tener en cuenta algunos datos. La inspección anual obligatoria que se argumenta alguna vez es falsa. Las inspecciones del gas natural y licuado del petróleo son cada cinco años. Los familiares deben extremar la atención e informar a las personas mayores. No confiar de quienes llaman a la puerta sin más. No les dejes entrar y consulta a tu empresa suministradora.
En caso de duda o alerta, siempre se puede llamar a las fuerzas de seguridad más cercanas para que identifiquen a los "presuntos" revisores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario