ayora

Valencia probará la semana laboral de 4 días en abril de 2023

 

Valencia quiere ser la primera ciudad europea en testar cómo sería la vida si la jornada laboral de sus habitantes fuera de 32 horas o, lo que es lo mismo, solo trabajarán cuatro días a la semana. Fue el compromiso que adquirió el alcalde Joan Ribó (Compromís) el pasado mes de mayo en el primer Congreso Internacional sobre la Semana Laboral de 4 días que organizó el servicio de empleo de la Generalitat, Labora. Ahora ha llevado a la Cámara de Comercio de Valencia y a la Confederación Valenciana de Empresarios (CEV) su idea, pero la propone en un contexto cuyos resultados pueden ser irreales.

Ribó pretende testar del 10 de abril al 1 de mayo cómo sería solo trabajar de martes a viernes, porque los lunes serían festivos. No es que sea una decisión municipal, sino que se aprovecha de ya son días marcados en el calendario como no laborables. El 10 de abril es Lunes de Pascua, el 17 se celebra la festividad de San Vicente Ferrer y el 1 de mayo es el Día del Trabajo. Para completar el cuarto lunes, el alcalde propone trasladar al 24 de abril la condición de no laborable en la ciudad del día de San Vicente Mártir, que se celebra el 22 de enero pero en 2023 cae en domingo. Además, la primera semana completa de 32 horas estaría inmersa en las vacaciones escolares de Pascua.

En cualquier caso, el alcalde está decidido a acometer el análisis y así se lo ha trasladado primero a los empresarios y, en los próximos días, lo hará con los sindicatos. "No se puede hacer por real decreto, sino consensuando con sindicatos y empresas", advirtió en su ponencia de mayo. "Queremos ver, sin entrar en ningún tipo de negociación colectiva entre trabajadores y empresarios porque esto no nos corresponde ni es competencia municipal, qué le pasaría a la ciudad de Valencia si se instaurara una jornada de 32 horas en cuatro días en la semana. Y lo podemos probar durante un mes", advierte ahora.

"Queremos ver qué pasa con sectores como la restauración, el turismo, el transporte, la EMT, cuál sería la respuesta de las familias... En definitiva, plantear un estudio porque nosotros sabemos que hay sectores industriales importantes que están trabajando, sea trabajando telemáticamente o por objetivos, donde el tiempo no es un factor determinante y es importante ir investigando esto", asegura. "Para cualquier trabajador reducir la jornada laboral es un paso adelante y lo que queremos ver es cómo respondería nuestra ciudad, algo que no se ha hecho en toda Europa", matiza.

El proyecto piloto que propone Ribó fue acogido por los empresarios con interés, pero dejando claro que queda a expensas de cada sector. El presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, reconoce que ya hay empresas que están instaurando la jornada laboral de cuatro días, especialmente del sector tecnológico que está creciendo en la ciudad y que "ha llegado a un acuerdo con sus trabajadores para aplicarlo". Además, sí valora que se hagan estudios antes de intentar generalizar esta experiencia, "para la que quizá muchas empresas tradicionales lo tengan complicado".

Para Eva Blasco, la idea de Ribó es un comienzo, pero insiste en que debe ser negociada con el comercio y el transporte y valora especialmente que el alcalde les haya hecho llegar la propuesta con "suficiente antelación" para poder consensuar su aplicación en esta primera experiencia, que no deja de ser trasladar un festivo que había que recuperar a un lunes laborable.

.-

Comentarios


EN TITULARES