ayora

Investigan la muerte de un gato tras sufrir un disparo en un parque de San Antonio de Benagéber

 

Rasputín, un gato callejero que se encontraba acogido por una mujer en una casa con otros animales ferales en San Antonio de Benagéber, ha tenido que ser sacrificado debido a las graves lesiones sufridas tras recibir un disparo de lo que parece ser perdigones, efectuado a poca distancia, según el dictamen de la veterinaria que lo atendió.

Tal como detalla el diario Levante-EMV, la propietaria del animal ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil de la Pobla de Vallbona y ante la Policía Local de San Antonio de Benagéber para que se investigue lo ocurrido y se identifique al autor del ataque.

Los hechos ocurrieron en torno a las cuatro de la tarde del pasado domingo en un parque situado en la calle Piulo de las Colinas de San Antonio de Benagéber, donde fue encontrado el animal gravemente herido. La Asociación Animalista de San Antonio de Benagéber asegura que se trata de un vecino de la localidad que va disparando a cualquier gato que se encuentra por la calle, incluso a aquellos que tienen dueño.

No obstante, fuentes policiales aseguran que se trata de un caso aislado y que no tienen constancia de más hechos similares. Así, los agentes investigan lo ocurrido por si pudieran producirse más ataques a animales domésticos, lo que sería constitutivo de un delito de maltrato animal.

Fuentes de la Asociación Animalista de San Antonio de Benagéber reclaman “más protección para los animales de la calle y que la policía y el Ayuntamiento se implique más para poder capturar a semejante individuo porque no es la primera vez que lo hace”. “Necesitamos justicia para Rasputín y que el responsable de esto pague por lo que ha hecho y está haciendo”, insisten estas mismas fuentes.

Comentarios


EN TITULARES