ayora

Ecologistes en Acció apuesta por reforestar con especies autóctonas y recuperar cultivos como cortafuegos

 

Ecologistas en Acción agradece los esfuerzos titánicos de los efectivos que están actuando en la extinción de incendios en el País Valencià, más aún por la virulencia del fuego ante la adversidad climática a la que se enfrentan para controlarlos. La organización ecologista lamenta la enorme pérdida de biodiversidad y los enormes daños materiales y humanos causados por unos macroincendios que han afectado la vida de la población rural, solidarizándose con ellos.

Los bosques y matorrales mediterráneos son esenciales para evitar la erosión del suelo, atemperar las temperaturas, dar refugio y zonas de cría y alimento a la fauna, dotar de recursos aprovechables a la humanidad o fijar enormes cantidades de CO2, entre otras muchas funciones esenciales para la vida y la lucha contra el cambio climático.

Los incendios arrasan miles de hectáreas de suelo de alto valor forestal y ecológico en el País Valencià, con situaciones muy adversas y peligrosas (temperaturas que superan los 40 grados, baja humedad, fuertes vientos y cambiantes…). Las causas son diversas. A las de origen humano debidas a negligencias (colillas, quemas y chispas de origen agrícola, soldaduras, tendidos eléctricos, hogueras o vertederos ilegales, que suponen el 90% de los incendios) se le suman las de origen natural (tormentas fundamentalmente) como el caso de la Vall d’Ebo en Alicante o en el de Bejís en Castellón.

La despoblación rural y, sobre todo, el abandono de la actividad agraria y ganadera extensiva en las zonas de montaña ha creado grandes masas forestales sin los espacios de discontinuidad que suponían los campos cultivados y los pastos, con lo que se favorecen los macroincendios incontrolables.

Intentar parar estos incendios resulta muy difícil y es necesario crear medidas sociales previas y sistemas de actuación donde se pueda prevenir y actuar.

Para Ecologistes en Acció la situación requiere de una serena y profunda reflexión sociopolítica dado que la situación  forestal y agrícola ha variado sustancialmente en los últimos lustros.

Para esa reflexión, la organización ecologista propone una serie de puntos a abordar con urgencia:

– Una rápida capacidad de respuesta, no burocratizada, con actuaciones permanentes en el tiempo de gestión medioambiental que tenga en consideración las actuales tendencias de cambio climático. Es fundamental apagar los fuegos en las primeras horas.

- Más efectivos, recursos y mayor amplitud de contratos anuales de brigadas forestales con una formación transversal donde se coordinen con los efectivos de bomberos, servicios de seguridad, UME, vigilancia y agentes forestales  y los propios habitantes de las zonas rurales.

– Se debe actuar en las zonas afectadas con principios de reforestación no agresivos y con especies autóctonas de bajo riesgo de combustión.

- Políticas que promuevan una adecuada valoración económica y social de la agricultura de montaña y de la ganadería extensiva (preferiblemente ecológica), que favorezcan el mantenimiento y recuperación de zonas cultivadas y pastos que, además de enriquecer la biodiversidad y mejorar el paisaje, actúen como áreas de cortafuego

– Creación de planes de ordenación para favorecer el aprovechamiento racional de la biomasa y de los recursos propios del monte como las plantas aromáticas o el resineo. Se deben anular los planes del modelo agroforestal, que no apoyen la ganadería extensiva, donde la PAC se ponga al servicio del medio rural y de la prevención de incendios forestales de forma sostenible y con el respeto a la biodiversidad natural.

– La educación ambiental debe estar integrada en el sistema educativo formal escolar en primaria y secundaria, con difusión de la normativa y funcionamiento de los bosques, y de las consecuencias de los incendios. También son necesarios cursos formativos para funcionarios públicos, población o habitantes eventuales sobre cómo actuar sobre el medio natural previamente a las situaciones de riesgo y también una vez iniciado el incendio.

– Por último, Ecologistes en Acció del País Valencià demanda actualizar las medidas y gestión efectivas, no solo en política forestal, ajustada a la nueva realidad ante la emergencia climática, que multiplica y agrava los incendios forestales.

.-.

Comentarios


EN TITULARES