ayora

El pedrisco golpea 3.000 hectáreas de viñas

 

El mes de mayo ha comenzado con lluvias y tormenta de pedrisco que ha afectado a unas 3.000 hectáreas de viñedo de la provincia de Valencia, unos daños que se suman a los ocasionados por la lluvia y el frío de los meses de marzo y abril.

Según estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultura (Ava-Asaja), les términos más afectados son La Font de la Figuera (en la comarca de La Costera), Fontanars dels Alforins (Vall d’Albaida) y Camporrobles (Utiel-Requena).

El cultivo más afectado por el granizo es la viña, sobre todo en aquellas parcelas cuyo ciclo vegetativo se encuentra más avanzado y el tamaño de los brotes son mayores.

El grado de afección en estas variedades más tempranas puede alcanzar el 70 % de la futura producción e incluso hasta el 100 % en los campos más golpeados por la piedra.

Muchos racimos que no han llegado a caer al suelo muestran numerosos impactos y, aunque sus uvas cicatricen, no se van a desarrollar como un racimo normal, con la consiguiente merma de cosecha, han indicado fuentes de la organización agraria.

Otras producciones castigadas son el olivar, el almendro y las frutas de hueso, si bien estas dos últimas ya sufrían antes de la tormenta graves mermas debido al frío y el exceso de humedad.

Ava estima que sus previsiones actuales de 30 millones de pérdidas en el sector agropecuario de la Comunitat Valenciana a causa de la anomalía climática van a quedarse cortas conforme transcurran los días y se constaten a pie de campo la evolución de los daños.

Por ello, la organización agraria ha enviado un escrito a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) solicitándole que apruebe una moción en apoyo al colectivo y que traslade a los consistorios la necesidad de aplicar ayudas directas y medidas fiscales dirigidas a aliviar la difícil situación que atraviesan los agricultores y ganaderos afectados.

La asociación también se ha dirigido a los ayuntamientos de capitales de comarca y de localidades con especiales siniestros a causa de las adversidades climáticas para instarles a poner en marcha iniciativas en defensa del sector agrario.

Cultivos que se hallaban en plena fase de floración y cuajado, tales como almendras, naranjas, mandarinas, caquis y frutas de hueso, han experimentado heladas o problemas de podredumbre. En el caso de los cítricos, también han registrado importantes mermas.

Las hortalizas de temporada, como cebollas, patatas, lechugas y coles, igualmente han sufrido graves pérdidas de cosecha y de calidad.

Por su parte, los ganaderos y apicultores han tenido que asumir mayores sobrecostes en alimentación y energía, han precisado las fuentes. EFEAGRO

.-

Comentarios


EN TITULARES