ayora

Los embalses autonómicos mantienen sus reservas a pesar de la sequía

 

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) informa que los tres sistemas de explotación con mayor capacidad de embalse (Júcar, Turia y Mijares) todavía presentan un volumen embalsado similar o incluso, en algún caso, superior, gracias a que el anterior año hidrológico fue húmedo.

Por el contrario, en este año hidrológico 2021-2022, que se inició el 1 de octubre, las lluvias han sido muy escasas y, por ello, las aportaciones a los embalses han sido, también, mínimas. Por tanto, las futuras lluvias primaverales confirmarán o modificarán el carácter seco del presente año hidrológico.

La CHJ no constata ninguna unidad territorial en situación de sequía prolongada, mientras que, para escenarios de escasez, sólo el sistema Marina Alta está en alerta, y Sénia-Maestrat y Marina Baixa están en prealerta, tal y como ya informó Agronews Comunitat Valenciana hace unos días.

La Confederación publica semanalmente, entre otros, el Informe de recursos hídricos, disponible en la web del organismo, en el que se encuentra la situación de los embalses de la demarcación. De acuerdo con el último informe emitido, de 14-02-2022, a continuación, se comentan brevemente los datos más relevantes sobre la situación hidrológica actual de la demarcación hidrográfica del Júcar.

Si comparamos los volúmenes embalsados en los cuatro principales sistemas de explotación con las medias de los últimos 10, 20 y 30 años, podemos sacar las siguientes conclusiones:

• Sistemas Júcar y Turia: Los dos mayores sistemas de la demarcación están en una buena situación, con un volumen almacenado similar al del año pasado y superior a todos los valores medios.

• Sistema Mijares: Presenta un valor similar al valor medio de los últimos 10 y 20 años, y ligeramente por encima del valor medio de los últimos 30 años.

• Sistema Marina Baixa: Con un valor inferior a todos los valores medios.

• Otros sistemas con poca capacidad de embalse tienen un valor embalsado inferior a la media: Sénia (embalse de Ulldecona), Palancia (embalse de Regajo), Magro (embalse de Forata) y Serpis (embalse de Beniarrés).

La actual situación está motivada por la escasa pluviometría habida a lo largo del presente año hidrológico 2021-2022, que comenzó el pasado 1 de octubre, y, consecuentemente, por una reducción de las aportaciones fluviales a los embalses. Dado que el anterior año hidrológico 2020-2021 fue húmedo, los tres sistemas con mayor capacidad de embalse (Júcar, Turia y Mijares) todavía se encuentran con un volumen embalsado similar al del año anterior.

Análisis de la precipitación

Viendo la evolución de la precipitación anual media en la demarcación del Júcar, se observa que:

• El anterior año hidrológico 2020-2021 fue un año húmedo con una precipitación anual acumulada de 522 mm, por encima de la media de los últimos 31 años, de 445 mm.

• Hasta el momento, el presente año hidrológico 2021-2022 es muy seco, con una precipitación anual acumulada muy escasa de 98 mm, sensiblemente inferior a la media de los últimos 31 años, de 178 mm.

La cuantía de las previsibles lluvias, durante la primavera, confirmarán o modificarán el carácter seco del presente año hidrológico.

Análisis de las aportaciones a los embalses y evolución futura

De acuerdo con los datos anteriores, la escasa pluviometría del presente año hidrológico 2021-2022, muy inferior a la del año pasado, ha conducido a una progresiva reducción de las aportaciones fluviales a los embalses, muy inferiores en la actualidad a las existentes el año pasado en estas mismas fechas.

Estas escasas aportaciones conducen a un mínimo incremento del volumen embalsado en el periodo invernal.

De acuerdo con los datos disponibles, el volumen total embalsado actualmente (1.414,2 hm3) empieza a ser ya inferior al existente el año pasado (1.468 hm3), pero todavía es superior al valor medio de los últimos 10 años (1.239,9 hm3).

La evolución futura del volumen embalsado dependerá, como se ha indicado anteriormente, de la pluviometría en primavera, aunque los tres principales sistemas Júcar, Turia y Mijares, todavía están con valores superiores a la media de los últimos diez años y, en el caso de los dos primeros, superior a las medias de los últimos 10, 20 y 30 años.

Análisis de los indicadores de sequía

Tal como establece la Ley 10/2001, del Plan Hidrológico Nacional, la CHJ dispone de un Plan Especial de actuación en situación de alerta y eventual Sequía, aprobado por la orden TEC/1399/2018, y que puede consultarse en la web del organismo de cuenca: Revisión del Plan Especial de Alerta y Eventual Sequía.

El objetivo de este Plan es mejorar la gestión de la sequía, para lo cual define un sistema de indicadores mensuales de sequía prolongada y de escasez, que permiten detectar lo antes posible dichas situaciones de sequía. Además, establece medidas a aplicar en cada escenario de sequía prolongada y escasez, siendo la aplicación de restricciones una de las posibles medidas. Por tanto, como criterio general, en caso de que hubiera que aplicar alguna restricción, se realizaría de acuerdo a lo establecido en el Plan Especial.

En cuanto a los indicadores que evalúan la sequía, hay dos tipos: los indicadores de sequía prolongada, que se basan en la lluvia registrada; y los indicadores de escasez, en función de los recursos almacenados en embalses, caudales circulantes en ríos y niveles en acuíferos. Estos últimos indicadores de escasez proporcionan información de las zonas donde puede haber una mayor dificultad para atender las demandas.

La situación de los indicadores en enero de 2022 es la siguiente:

• En lo relativo a los índices de sequía prolongada, todas las unidades territoriales están en situación de normalidad, aunque se aprecia un descenso en prácticamente todas las zonas.

• En cuanto a los escenarios de escasez, los sistemas Sénia-Maestrat y Marina Baixa han entrado en prealerta este mes, y el sistema Marina Alta continúa en el escenario de alerta. El resto de sistemas se encuentran en situación de normalidad.

-

Comentarios


EN TITULARES