ayora

Bétera cataloga los centros de resistencia de la Línea defensiva Puig-Carasols

 

El Ayuntamiento de Bétera, a través de la concejalía de Patrimonio, ha catalogado seis centros de resistencia dentro de la Línea Puig-Carasols, construida entre las playas de El Puig de Santa María y la montaña de Carasols en Riba-roja de Turia en 1938 y 1939.

En concreto, los arqueólogos municipales que han dirigido estos trabajos, Francisco Fababuj y Josep Mª Burriel, se han centrado en la zona 2 de la línea puesto que es la que atraviesa el término de Bétera y tiene aproximadamente 5km.

Gracias a esta catalogación sabemos que la denominada  zona 2 de la Línea Puig-Carasols  se organizó en seis Centros de Resistencia,  cinco de ellos pertenecientes al término municipal de Bétera y uno compartido con la localidad vecina de Moncada.

Estos Centros de Resistencia ordenados de este a oeste son Mas Blau-Vall de Flors, La Pelosa-Masies, Bofilla, Corral del Quirro-Mas de Elías, Barranc de l'Hortolà y la Junquera-Mas Camarena.

Este catálogo pretende servir de herramienta para contribuir a la protección, adecuación y puesta en valor de estos bienes patrimoniales que tienen  la consideración legal de Bien Relevancia Local.

En esta línea, la Alcaldesa de Bétera, Elia Verdevío, ha destacado que “una vez más apostamos por la conservación, rehabilitación y mantenimiento de nuestro patrimonio. Un primer paso para poder ofrecer a nuestros vecinos y vecinas unos bienes de relevancia local que escriben la historia de Bétera”.

Tal y como afirma el concejal de Patrimonio, Joaquín Gómez, “estos trabajos, realizados por el Consistorio, han sido posibles gracias a una subvención de la Delegación de Memoria Histórica de la Diputación de Valencia”.

La Línea Puig-Carasols a su paso por Bétera

A principios del año 1938 el gobierno republicano encargó al estratega general José Miaja Menant, jefe superior de la zona militar de Valencia, un plan estratégico para la defensa de la capital del Turia que se inspiraba en la línea Maginot francesa.

La estrategia consistía, a grandes rasgos, en hacer un escudo de tres líneas defensivas principales: Línea Levante-Líneas de Teruel, Línea XYZ y una tercera que se llamó inicialmente Línea Puig-Carasols.

Esta defensa, situada a pocos kilómetros de la ciudad de Valencia, fue construida entre los años 1938 y 1939 siguiendo los modelos o referentes europeos de entre guerras, y su objetivo era controlar todos accesos que discurrían desde el este al oeste hacia Valencia, es decir, entre la costa y el río Turia. Pero el devenir de la guerra hizo que la línea Puig-Carasoles nunca entrará en conflicto y que en algunos puntos los trabajos de fortificación nunca se acabaran.

Centros de resistencia de Bétera

En la actualidad los arqueólogos municipales han localizado y catalogado los seis centros de resistencia a su paso por Bétera:

Mas Blau-Vall de Flors. Es un Centro de Resistencia de gran superficie en el que pudo haber hasta 3 puntos de apoyo de los que hoy solo son reconocibles dos, uno situado al este, junto a la masía que da nombre al Centro y otro al oeste en un llano próximo a la urbanización Vall de Flors (Moncada-Bétera). Actualmente se conservan dos búnkeres en el sector este además de 2 refugios subterráneos.

La Pelosa-Masies. Centro de Resistencia que pudo tener dos puntos de apoyo, uno al este de la carretera de Moncada a Bétera, en un amplio garroferal y un segundo apoyo en la Masía del Ciscar. Se conservan 4 búnkeres y una galería-refugio subterránea.

Bofilla. Es el centro que queda más al norte de la zona 2. Tiene una gran visibilidad de la Zona 1 de la Línea, especialmente del Centro de Resistencia del Cabeç Bort de Nàquera-El Puig. De gran superficie, pudieron haber 3 puntos de apoyo. Se han podido documentar 4 búnkeres inacabados, 2 refugios subterráneos y más de 700 metros de trincheras.

Corral del Quirro-Mas de Elías. Es el que probablemente se adapta mejor al modelo teórico de la defensa pasiva en la zona 1, cuyo referente más claro es el Centro de Resistencia de El Puig. En este Centro  pudo haber tres puntos de Apoyo: 1. Camí dels Fornets, 2. Corral del Quirro y 3. Casa de Pont-Mas de Elías. Sus búnkeres para ametralladoras automáticas baten y controlan la carretera de Burjassot-Torres Torres y el camino de Moncada a Bétera (antiguo Camí dels Fornets). Además estaba dotado de un aeródromo proyectado paralelo a la citada carretera y apoyado logísticamente en las instalaciones de la Masía de Elías, donde, a escasos metros de la puerta, se hayan las entradas al Refugio del aeródromo. Este centro de resistencia estaría compuesto por 4 búnkeres, 5 refugios subterráneos y más de 1050 metros de trincheras de los cuales más de la mitad son perfectamente recuperables.

Barranc de l'Hortolà. En este centro de resistencia existen  hasta 3 puntos de apoyo reconocibles, uno situado al este, un segundo en el margen izquierdo y un tercero en la cabecera del barranco que conecta con el Centro de la Junquera. Los búnkeres conservados son 8 construidos íntegramente y un noveno en proceso de construcción. Este centro de resistencia controlaba varios caminos que de Bétera se dirigen a Valencia a través de Godella. Se han podido identificar además 3 refugios subterráneos y centenares de metros de trincheras.

La Junquera-Mas Camarena. Es el centro más elevado de todos los instalados dentro de la Zona 2 de la Línea, lo que le proporciona una visibilidad extraordinaria de toda la Línea. De gran superficie, pudieron haber 3 puntos de apoyo de los que hoy solo es reconocible con claridad uno. El Centro queda delimitado al oeste por el camino del Paternero, como indica su nombre, conduce de Bétera a Paterna. Se conservan 4 búnkeres y un refugio subterráneo. Pese a que en origen este centro de resistencia contaba con más de 1000 metros de trincheras con puestos de tirador en recodo, en la actualidad, tan solo son apreciables 300 metros en el apoyo 1.

Sin duda, el punto de partida para poner en valor estos vestigios que suponen enriquecer el patrimonio de Bétera.



.-

Comentarios


EN TITULARES