martes, 8 de septiembre de 2020

El árbol monumental del parque de San Carlos seguirá formando parte de la historia de Bétera


+ TURIA | Los técnicos del CIEF junto al área de Parques y Jardines deciden dejar la parte caída del árbol como símbolo de la magnitud y relevancia de este ejemplar para el municipio
La pasada semana Bétera amaneció triste tras conocer la repentina caída de parte del Llidoner del Bassó del parque de San Carlos durante la madrugada. Los técnicos del Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF) pertenecientes a la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica acudieron a Bétera para conocer de primera mano las causas y trabajar in situ para la recuperación y conservación del resto del ejemplar.

“Es un árbol que forma parte de la historia de Bétera, un símbolo para nuestros vecinos y vecinas, un ejemplar que merece ser protegido y preservado, por ello, hemos tomado la decisión de que la parte que ha caído permanezca para reservar la memoria física de este ejemplar monumental” ha indicado el concejal de Parques y Jardines, Carlos Abad.
La historia de nuestro Llidoner nos remonta al año 1900 y a la zona del Bassó de Bétera donde el abuelo de la casera de una finca ubicada allí mismo plantó el ejemplar. Situado años atrás junto a una balsa, el árbol constituye uno de los ejemplos más simbólicos de Bétera puesto que recoge la tradición que se tenía antaño de plantar llidoners a los pies de masías y alquerías en la comarca de Camp de Turia ya que su sombra proporcionaba un buen lugar de descanso una vez finalizadas las tareas agrícolas tan propias en la zona. Por lo que en la actualidad supone un vivo recuerdo de esta tradición y arraigo para toda la ciudadanía de Bétera.
Hoy mismo tres técnicos del CIEF especializados en labores de arboricultura han comenzado con los trabajos de poda para aligerar un terciado del vuelo del ejemplar y también para reducir un poco la altura de la parte más vertical gracias a una plataforma que ha facilitado el Ayuntamiento.
Los técnicos del CIEF han informado que las causas que provocaron la caída la semana pasada son debidas a las capas de hongo entre la madera que habían debilitado la estructura pero sobre todo, al cambio de temperatura drástico que se ha dado esta última semana. Del 16 al 31 de agosto Bétera pasó de máximas de 37 grados a mínimas de 15 grados, esta oscilación provocó dilataciones en la madera y todo parece apuntar que fueron el detonante del fallo.
El ejemplar, que forma parte del Catálogo de Árboles Monumentales y Singulares de la Comunidad Valenciana, destaca por su enorme copa de más de 26 metros de diámetro y una altura de más de 18 metros.
.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario