viernes, 3 de abril de 2020

Pueblos de Tarragona se blindarán con barreras para frenar a los de segundas residencias


+ TURIA | Se eleva el temor a una elevada llegada de segundos residentes en Semana Santa tanto a la costa como al interior
El objetivo es blindarse. Evitar una llegada de personas que puede suponer un riesgo de propagación del coronavirus. La Semana Santa es una amenaza por desplazamientos irresponsables y localidades como Calafell y El Vendrell, en Tarragona, han decidido dar un paso más allá y blindarse, literalmente, contra la llegada de segundos residentes o visitantes playeros.

Tal como detallan desde Diari de Tarragona, muchos vecinos de segundas residencias de Calafell han optado por pasar el confinamiento en una casa que posiblemente tiene jardín antes que en un piso en Barcelona.
Eso no representa un problema. El riesgo es que todavía hay muchos que van y vienen pese a la prohibición. El pasado fin de semana se detectó que hay quienes sortean las restricciones. La Policía Local los sancionó y les obligó a dar media vuelta.
Ahora el temor es la llegada de la Semana Santa y la inconsciencia de muchos. Para intentar evitar que Calafell se llene de segundas residencias, el Ayuntamiento colocará barreras de hormigón en calles y principales accesos, además de reforzar controles policiales.
El alcalde Ramon Ferré explica que las barreras se colocarán principalmente en los accesos desde la autopista C-32 a la playa. Es en esa zona, principalmente de Segur de Calafell, donde se concentran las segundas residencias, con un 81% de las viviendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario