jueves, 9 de abril de 2020

El ingeniero industrial de Llíria, Damià Rizo, desarrolla un nuevo respirador para pacientes de COVID-19

+ TURIA | El Acute-19 está basado en una turbina que incorpora un conjunto de sensores para regular la presión de salida de aire que se envía al paciente y es fundamental para pacientes con distrés respiratorio
El Ingeniero Industrial colegiado en el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana (COIICV), Damià Rizo Morant ha desarrollado en colaboración con un equipo multidisciplinar el Acute-19, un “respirador” (ventilador bilevel para Ventilación Controlada por Presión) que, a diferencia de los Ambu Mecanizados que generan presión al actuar de forma alterna sobre una bolsa de aire que se hincha, puede ser utilizado en aquellos casos más graves de distrés respiratorio generado por COVID-19.

Tal como informa Intereconomía Valenciana, su mecanismo, a través de una turbina, tiene capacidad de ajuste de los parámetros de presión inspiratoria (IPAP), espiratoria (PEEP-EPAP), frecuencia respiratoria y relación inspiración/espiración, con regulación de forma exacta, a través de un conjunto de sensores y actuadores, la presión de salida de aire que se envía al paciente tiene un control total de las respiraciones que llegan.
Una de las ventajas más importantes es que  “permite ser utilizado por aquellos pacientes más graves de COVID-19 que desarrollan cuadros de neumonía grave con distrés respiratorio y que tienen que estar conectados durante semanas a este tipo de aparatos en UCI”, subraya Damià Rizo Morant
Acute-19 logra realizar monitorización avanzada externa y también puede ser utilizado fuera de las UCIs y dar soporte ventilatorio a pacientes no intubados. Se trata de un ventilador ‘bilevel’ que puede trabajar en modo ventilación mecánica controlada por presión, modo CPAP y posibilidad a corto plazo de incorporar el modo de Alto Flujo.
Gran aporte de valor de los ingenieros industriales a la labor social
El Ingeniero Industrial y director ingeniero del Proyecto, Damià Rizo Morant, focaliza su actividad profesional como CEO y Fundador de la empresa Darimo Carbon SL, en Llíria, especializada en la producción de componentes de bicicleta ultraligeros en fibra de carbono.
Para el Acute-19, Damià Rizo Morant inició el desarrollo y se ha ido rodeando de profesionales como José Ramírez, profesor del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Córdoba, José Miguel Alonso, licenciado en medicina y especialista en anestesiología y reanimación en el Hospital La Fe de Valencia o Laura Sánchez, urgencióloga, seguidos de otros profesionales.
La idea fue concebida por Damià Rizo Morant cuando en Italia comenzó a hablarse de que había una carencia de este tipo de maquinaria ante los primeros casos graves de COVID-19.
Este colegiado explica que “los ingenieros industriales no solo servimos para desarrollar maquinas que sean utilizadas en las industrias sino también este tipo de herramientas que tienen un marcado objetivo social”.
El prototipo ya ha pasado satisfactoriamente la fase de prueba con simuladores pulmonares y la fase de experimentación animal en una prueba con ovejas en la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Sólo resta pasar la fase de compatibilidad electromagnética y de seguridad eléctrica para la que Damià Rizo Morant está perfilando el prototipo que entrará a validarse por el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) a finales de esta semana.
Y de aquí, y con el proyecto definitivo, se gestionará el último paso, la aprobación por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de los ensayos clínicos que se llevarían a cabo en hospitales.
“Nuestra intención es que estos análisis clínicos se puedan desarrollar en el máximo número de centros y personas, incluyendo aquellas comunidades autónomas y hospitales donde en este momento sean más necesarios los ventiladores mecánicos”, subraya Damià Rizo Morant.
En todo este proceso, Damià Rizo Morant ha contado con el apoyo del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana, que ha prestado sus recursos para que la administración de la Generalitat Valenciana, institutos tecnológicos y otras empresas hayan puesto todo de su favor para que este proyecto de eminente calado social llegue a buen término.
Para llegar a la fase de comercialización, serán necesarios algunos meses más, ya que, a pesar de la excepcionalidad que establece la AEMPS para poder poner en servicio el producto para investigación clínica, se necesita el examen de marcado tipo CE. Pero en estos momentos “con la fase de ensayos clínicos ya podríamos salvar vidas que es nuestro objetivo. Y la labor social que como Ingeniero Industrial quiero llevar adelante con este proyecto. En cualquier caso, estamos listos para materializar la fabricación de más 100 respiradores y su producción a gran escala” destaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario