martes, 3 de marzo de 2020

“Tenemos que transmitir todos los aspectos positivos de la escuela rural y romper con los tópicos negativos”


+ TURIA | Ana María Moreno, Maestra de Educación Infantil en Titaguas, ha sido ha sido premiada al mejor trabajo final de máster (TFM) del Máster Oficial de Formación del Profesorado
Los medios de comunicación se encuentran estos días repletos de noticias sobre la preocupante despoblación del medio rural. El concepto ‘España Vaciada’, a golpe de movilización ciudadana se ha hecho viral, y bajo su paraguas surgen iniciativas, ejemplos de éxito u opiniones de todo tipo acerca de una problemática que impregna todas las capas sociales de los territorios de interior.

No obstante, esa primera plana mediática suele obviar pilares fundamentales como es la educación en las escuelas rurales, escenario donde se forjan las voluntades del futuro y donde profesoras y profesores luchan día a día por inculcar el sentimiento de arraigo y pertenencia a un territorio en las almas más jóvenes.
Ana María Moreno Aparicio es uno de estos ejemplos de tesón en el sector educativo de los municipios más pequeños. Ana María es Maestra de Educación Infantil en la Escuela Infantil Municipal de Titaguas y ha sido ha sido premiada al mejor trabajo final de máster (TFM) del Máster Oficial de Formación del Profesorado de Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas, en la especialidad e intervención Socio-comunitaria por su trabajo de investigación que precisamente pone el acento en la importancia de una educación rural de calidad.
María Banacloche Cervera, monitora sociocultural del Ayuntamiento de Titaguas, nos acerca a esta realidad a través de una entrevista a la maestra titagüeña.
¿Cómo nace la idea de realizar esta investigación?
Tuve la suerte de realizar las prácticas de Magisterio en el aulario de Titaguas del CRA El Sabinar. La verdad es que me resultó muy interesante conocer en primera persona cómo era el desempeño diario en los procesos de Enseñanza-Aprendizaje con alumnado de diferentes edades. También la confianza y familiaridad que se respira dentro de las aulas, que es a mi juicio uno de los pilares fundamentales para un buen proceso de E/A.
Todo ello me suscitó a investigar para mi trabajo final de grado ya que desde la Universidad nunca nos habían hablado de esta realidad, tan lejana para unos, pero tan cercana para muchos otros. A través del Máster que cursé quise ahondar todavía más en dicha investigación y de todo ello es desde donde nació mi propuesta para el TFM.
Ana María Moreno acompañada de la concejala de Educación,
Rosa Cubell y del alcalde de Titaguas y Diputado de Desarrollo
Rural, Ramiro Rivera
¿Podrías resumirnos en que consiste tu TFM?
Tal como titulé el mismo, quise poner el énfasis en la importancia de la adecuada formación del Técnico Superior en Educación Infantil (TSEI) para una Educación rural de calidad, excelencia y equidad dentro del territorio nacional”
Podría dividirlo en dos partes principales. La primera consiste en una investigación de base científica en la que se aboga por la necesidad y visualización de una escuela rural de calidad, excelencia y equidad dentro del territorio nacional.
Y la segunda parte, amparada por dicha investigación, es un análisis de la realidad contextual (estudiantes del TSEI y docentes rurales en activo) y un análisis de los planes de estudio del TSEI que evidencian la notoria falta de formación en dicha realidad. Por lo que se plantea una propuesta de mejora en los módulos oportunos del Técnico en Educación Infantil.
¿Cuál sería esa propuesta de mejora?
Básicamente que el futuro maestro esté preparado para trabajar dentro de las particularidades de la educación en entornos rurales que no es una educación convencional. Sobre todo saber afrontar “aulas multinivel”. En los pueblos a alumnos y alumnas de diferentes edades se les imparte clases en la misma aula y por el mismo maestro o maestra y por tanto este tiene que estar preparado de antemano para esta particularidad.
Una de mis propuestas es crear diversos temas que abarquen esta realidad, dentro del módulo de Didáctica de la Educación Infantil, que aborde este contexto peculiar de la Educación Rural y que, de este modo, los futuros técnicos que se incorporan al mundo laboral puedan estar preparados para dar clases en centros de educación de municipios pequeños.
¿Consideras que la realidad laboral en la que trabajas ha ayudado en la elaboración de este trabajo?
Por supuesto. Ya no solo mi realidad laboral, porque este es mi primer año como docente en la Educación formal. Todo esto ha sido fruto del bagaje que he podido ir adquiriendo en las prácticas tanto de Grado como de Máster, escuelas de verano, etc. Y sobre todo no restar la importancia en la investigación sustentada en la base científica que es la que me ha permitido elaborar la propuesta de mejora en los planes de estudio del TSEI.
¿Cuál es tu objetivo en relación con dicha investigación?
Para ser sincera no sé lo que puede ocurrir dentro de un par de años, pero me gustaría finalizar toda esta investigación, que comenzó en la carrera y continuó en postgrado, en la elaboración de una tesis doctoral.
Con el objetivo ecuánime de poder visualizar esta realidad educativa en los grados universitarios de Educación Infantil y Educación Primaria. He tenido la oportunidad de realizar alguna ponencia en la Universidad y también de poder elaborar artículos en la revista Edetania, de la Universidad Católica de Valencia, que saldrá el próximo mes de junio. Así que espero poder llegar a transmitir todos los aspectos positivos que conlleva la escuela rural y romper con los tópicos negativos.
¿A qué público va dirigida?
Principalmente a docentes o futuros docentes; Técnicos de Educación Infantil o maestros Educación Infantil y/o Primaria.
¿Con qué intención realizaste la redacción de los artículos?
Fue el tribunal de mi defensa quien me lo propuso. Básicamente quise resumir mi trabajo final de máster para acercar toda la información recabada a la comunidad universitaria.
¿Cómo te sientes tras haber obtenido este premio tan representativo en la sociedad rural?
Estoy muy satisfecha ya que todo esfuerzo tiene su recompensa. Han sido muchas horas dedicadas a la elaboración, investigación y ejecución de dicho trabajo. Así que es un orgullo para mi poder extrapolar las luces y sombras de la escuela rural a la comunidad universitaria de investigación. Me queda todavía mucho por aprender y mejorar, por lo que este premio para mí es un incentivo para seguir perseverando en mi formación como docente y por supuesto seguir poniendo mi granito de arena para una educación rural de calidad, excelencia y equidad.
Me gustaría además dar las gracias al Ayuntamiento de Titaguas por haberse interesado en mi TFM, a los docentes del CRA El Sabinar que me ayudaron colaborando con entrevista, a la maestra de Educación Infantil de Titaguas que me tutorizó mis prácticas formativas, a Instituto Técnico Profesional PAX por haberme dejado realizar las prácticas curriculares y extracurriculares aportando grandes datos a esta investigación, y por supuesto a todos mis docentes del Máster ya que sin ellos este proyecto no podría haberse llevado a cabo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario