jueves, 30 de enero de 2020

La siniestralidad en las carreteras de la Diputación se sitúa en las cifras más bajas de la última década


+ TURIA | Los accidentes con víctimas mortales descienden más de un 17% en los últimos diez años, mientras que el número de fallecidos es un 22% menor al de 2009
Las cifras de siniestralidad en la red de carreteras de la Diputació de València han descendido hasta su nivel más bajo de los últimos diez años. El análisis de la accidentalidad de 2018, último año del que hay datos definitivos, ha confirmado la reducción del 17,14% en el balance de accidentes con víctimas, pasando de los 385 que hubo en 2009 a los 319 del pasado ejercicio, el más bajo de la década. 

En cuanto al número de víctimas mortales, en 2018 un total de 7 personas perdieron la vida en estas vías, un 22,22% menos que diez años atrás. Se trata también del número más bajo de fallecimientos del decenio, únicamente igualado en los años 2014 y 2017.
El vicepresidente y diputado de Carreteras, Rafael García, ha valorado estos datos haciendo hincapié en que “la gran apuesta del área de Carreteras de Diputació es la mejora de la seguridad y acercarnos cada vez más al objetivo de cero víctimas en nuestras vías”.
Si nos ceñimos a la comparativa con los datos del ejercicio precedente, la siniestralidad ha experimentado, asimismo, un nuevo descenso en el último año, en el que tuvieron lugar un total de 319 accidentes con víctimas, frente a los 341 registrados en 2017, lo que se traduce en una reducción del 6,45%. En cuanto al número de fallecidos, se mantiene la cifra del curso anterior, con un total de 7 víctimas mortales.
De los 7 accidentes con fallecidos en las carreteras de la Diputació, 3 fueron colisiones, 2 salidas de la vía, 1 atropello a un animal y destaca el fallecimiento de un peatón atropellado. Entre ellos, hubo dos motoristas fallecidos. Destaca que ningún ciclista perdió la vida en 2018 en estas carreteras. El mes con mayor accidentalidad fue julio, con un total de 47 accidentes con víctimas.
El análisis de la accidentalidad de 2018, elaborado por la corporación provincial, destaca el contraste en la evolución de la siniestralidad de las carreteras de la red provincial, la única que registra descensos, frente a la tendencia que ha tenido lugar en las carreteras de la Comunidad Valenciana y en las de la provincia.
La Diputació gestiona una red de carreteras de casi 1.800 Km. de extensión, es decir, el 52% del total de vías existentes en la provincia. Durante 2018 la circulación de tráfico siguió con el crecimiento de los últimos años, con una media de 2.261 vehículos diarios.
Puntos negros y actuaciones
En la Red de Carreteras de la Diputación de Valencia se han detectado 3 puntos negros en el año 2018, localizados en las carreteras entre Alboraia y su playa (CV-311), Manises y Pedralba (CV-370) y un tramo de curvas en la CV-580, entre Anna y Dos Aguas.
Por otra parte, las actuaciones llevadas a cabo en los últimos años por parte de la Diputació en otros tramos que presentaban problemas, ha permitido reducir la siniestralidad en la carreteras como la de Sagunt a Canet d’en Berenguer (de 5 a 1 accidentes en los últimos doce meses), o distintos puntos de la carretera entre Manises y Pedralba (de 10 a 4).
El área de Carreteras ha invertido 21,2 millones de euros en su programa anual de seguridad vial con el objetivo prioritario de lograr carreteras más seguras que ayuden al conductor. Para conseguir este fin, se han llevado a cabo obras de mantenimiento, tratamientos de los tramos más conflictivos, señalización de vías ciclistas e instalación de barreras de seguridad.
A este respecto, el diputado Rafael García ha asegurado que “mejorar la seguridad en nuestras carreteras es la máxima prioridad de la gestión del Área de Infraestructuras. Nuestro objetivo esta legislatura no son los grandes proyectos; nuestro gran proyecto es mejorar la seguridad vial de todas las carreteras donde hemos detectado algún problema”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario