sábado, 19 de octubre de 2019

Se cumplen 30 años del mayor incidente nuclear de España


+ TURIA | Este sábado se cumplen 30 años desde que se produjese en la central de Vandellós I el incidente nuclear más importante acontecido en España
© PEDRO GAVIDIA – METEORÓLOGO DE AYORA | La Central Nuclear de Vandellós I, era propiedad de la empresa hispano francesa HIFRENSA y empezó a funcionar en el año 1972. Está integrada dentro del complejo nuclear situado en las cercanías de la localidad de L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona), el cual está formado por las centrales nucleares de Vandellós I y Vandellós II. En la actualidad, sólo la central nuclear de Vandellós II sigue operativa.

Mayor incidente nuclear de la historia de España
El día 19 de octubre de 1989, sobre las 21 horas y 39 minutos de la noche, un incendio en la central nuclear de Vandellós I provocó el que, hasta la actualidad, ha sido el incidente nuclear de mayor gravedad en toda la historia atómica española.
El incendio se inició en el generador eléctrico debido a un fallo mecánico y las llamas se propagaron a una gran velocidad, causando daños severos en los sistemas de la refrigeración del reactor, siendo el fuego visible a varios kilómetros de distancia. De forma indirecta, este incendio provocó una inundación de agua de mar en la zona del reactor nuclear que causó la inoperatividad de algunos de los sistemas de seguridad.
Incidente clasificado de nivel 3 sobre un máximo de 7 en la escala INES
El incidente de la central nuclear de Vandellós I fue clasificado como nivel 3 ('incidente importante') en la Escala INES (Escala Internacional de Sucesos Nucleares), que cuenta con 7 niveles, ya que no se produjo escape de productos radiactivos al exterior, ni fue dañado el núcleo del reactor y tampoco hubo contaminación dentro del emplazamiento.
A causa de dicho suceso el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) exigió una serie de mejoras importantes. El elevado coste de las reparaciones exigidas para que la planta siguiera funcionando tras el accidente, y la negativa del Ministerio de Industria de que la cuantía del gasto repercutiera en la tarifa eléctrica, provocó que la empresa decidiera cerrar la central. 

El 24 de noviembre de 1989 el antiguo Ministerio de Industria y Energía español resolvió suspender el permiso de explotación de la central. Debido a esta resolución, la central recibió la orden ministerial de su cierre definitivo y su desmantelamiento tras 18 años de funcionamiento.
Desde 1991 se inicia un largo proceso de desmantelamiento que se completará en 2028
A partir de 1991 y hasta 1.997, HIFRENSA gestionó la primera fase de desmantelamiento. Esta primera fase consistía principalmente en desmontar las instalaciones que ya no eran necesarias y trasladó a Francia el combustible nuclear gastado almacenado, así como los demás residuos nucleares.
En 1998, a través de una Orden Ministerial, se inició el desmantelamiento parcial de la planta. En esta segunda fase, que duró hasta 2003, ENRESA se hizo cargo del desmantelamiento de todas las estructuras exteriores excepto del reactor nuclear y el completo confinamiento de éste. A día de hoy, todavía se encuentra parcialmente desmantelada. En concreto, se encuentra en periodo denominado de latencia -de espera y decaimiento de la radiactividad- que dura aproximadamente 25 años. Es decir, en 2028 se procederá a desmantelar el cajón del reactor para liberar completamente la central.
En definitiva el incidente nuclear, a pesar de que no causó daños humanos ni medioambientales, sirvió para que a partir de aquel momento, se mejoraran los sistemas de seguridad y se hicieran revisiones más exhaustivas en todas las centrales nucleares que siguieron en activo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario