miércoles, 16 de octubre de 2019

“Adopta un naranjo”


+ TURIA | “Naranjas del Carmen”, empresa creada en Bétera, permite producir bajo demanda a través de un sistema de “crowdfarming”
Si eres de los que quieres conocer cómo y dónde se produce lo que comes. Si te gusta comprar directamente al productor para así ayudar a generar trabajo y riqueza en zonas rurales. Si te preocupa el desperdicio de comida. Eres el candidato ideal para el crowdfarming. 

Una forma de consumo sostenible que se está abriendo paso poco a poco. Busca empoderar tanto a los agricultores como a los consumidores, promoviendo una relación directa y transparente entre ellos.
Todo empezó con naranjas
No se puede decir que este proyecto naciera en un garaje, como otros tantos exitosos. En este caso lo hizo en el campo. Los hermanos Gonzalo y Gabriel Úrculo heredaron un huerto en Bétera (Valencia) y tras tener malas experiencias con el sistema de comercio tradicional crearon Naranjas del Carmen. Un sistema de crowdfarming, para vender sin intermediarios. No se trata de hacer una compra online de naranjas, sino que se adopta un árbol, se va recibiendo información sobre su desarrollo y finalmente se reciben sus frutos.
Quisieron darle la vuelta al modelo. En vez de producir a ciegas sin saber la demanda que habría, cultivar bajo pedido. Porque cuando la fruta se queda en el árbol no sólo se desperdicia comida, también los recursos humanos y los de agua y energía se pierden por el camino. Su éxito fue tal que llegaron a tener en lista de espera a 11.000 personas para adoptar un árbol. Y decidieron compartir su modelo con otros productores. “De ahí nació un proyecto tecnológico, el primer marketplace de agricultor a consumidor”, explica Aleksandra Rutyna, directora de marketing de CrowdFarming. | LEER NOTICIA COMPLETA |

No hay comentarios:

Publicar un comentario