domingo, 4 de agosto de 2019

Orín de lobo: el novedoso repelente para alejar a los jabalíes de las carreteras


+ TURIA | El Ministerio de Fomento lleva a cabo el proyecto piloto para evitar accidentes en las vías de Zamora
El experimento realizado en la N-631, en la provincia de Zamora, parece dar sus frutos y el Ministerio de Fomento mantendrá y extenderá su uso, como método para intentar evitar el aumento de accidentes de tráfico contra fauna salvaje.

Esta medida fue adoptada de forma experimental en un pequeño tramo de la carretera nacional N-631 de 27 kilómetros en total, para probar la posibilidad de que el orín de lobo esparcido por la carretera, resultase un método evasivo para otras especies como jabalíes, corzos y venados, evitando que crucen el asfalto. La realidad es que en el tramo elegido para el experimento, la siniestralidad de vehículos con fauna silvestre se ha visto reducida desde que se tomó la medida, por lo que el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, ha anunciado mediante rueda de prensa que se seguirá realizando de forma periódica cada tres meses.
Tras el éxito de esta medida preventiva el Ministerio de Fomento ha anunciado sus intenciones de mantener la aplicación del repelente a base de orín de lobo, así como extender su uso a lo largo de un tramo mayor de la misma carretera a su paso por la provincia de Zamora.
Los contras de la “barrera olfativa”
El líquido con el que se han impregnado las carreteras estaba hecho a base de resina y orín de lobo, por lo que ha dado un buen resultado en la disminución de accidentes contra animales como jabalíes, corzos y ciervos, pero su uso acarrea una consecuencia negativa y es el incremento de los accidentes con perros.
Atraídos por el olor de la sustancia, de sus familiares no tan lejanos, los perros han comenzado a protagonizar un mayor número de accidentes. Con los propios lobos no ha trascendido información del efecto que produce, pero es fácil deducir que igual que a los perros, podría resultarles más atractiva la carretera gracias a la sustancia esparcida.
El subdelegado ha precisado que el pasado año los accidentes provocados por animales se redujeron un catorce por ciento hasta sumar 916 en las carreteras de la provincia de Zamora, mientras que durante este 2019, hasta el pasado 19 de julio, se contabilizaban 458.

No hay comentarios:

Publicar un comentario