lunes, 13 de mayo de 2019

El Tribunal de las Aguas de Valencia da su apoyo al nuevo proyecto de construcción de casas con paja de arroz


+ TURIA | La reutilización de la paja que actualmente se quema provoca la reducción drástica de la huella ecológica
El proyecto para la edificación de viviendas con la reutilización del residuos de paja de arroz y cañas de río tiene un doble beneficio porque son sostenibles y ayudan además a la limpieza de acequias, señala el Tribunal de Aguas de Valencia que ha dado su apoyo a esta iniciativa de economía circular.

La construcción de muros de carga con paja de arroz y el uso de la caña de río o “arundo donax”, fomentan la economía sostenible y la limpieza de las acequias de la Albufera y vela por el presente y futuro de la zona y los habitantes de la comunidad valenciana, dice el Tribunal de Aguas en la carta de apoyo.
La iniciativa “Tengo una paja en el ojo” (Tinc una palla a l’ull) fue puesta en marcha por Quintana como apuesta por la reutilización de este residuo, que ha generado protestas por los vecinos de la “Cave Cova” (Confederación de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad Valenciana) por la quema del mismo en los meses posteriores al cultivo.
La quema de la paja del arroz tras su cultivo se ha convertido en un problema para esas zonas de Valencia, sin embargo, es posible su reutilización con “doble beneficio” al ser un elemento sostenible para la construcción de edificaciones y con “bajo coste económico en comparación con las tradicionales”.
Apoyo del Tribunal de Aguas de Valencia
La reutilización de elementos que actualmente se desechan a través de la quema, concretamente, la paja del cultivo de arroz, provoca que la huella ecológica que va a marcar el proyecto sea un referente de respeto al medio ambiente ejemplar.
Además, fomenta las alianzas de un medio ambiente que cumpla los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU, preservando el lago, los humedales y la calidad de sus aguas y mejorando la limpieza del aire, dice el presidente del Tribunal de las Aguas, José Font Sanchís.
El proyecto se presentó al Ayuntamiento de Valencia en diciembre de 2017, y una de las propuestas se celebró entre el 25 y 28 de octubre de 2018 en el complejo deportivo de Pechina (Valencia), donde se reunieron representantes de la “Red de construcción con paja (RCP)” que contó con la colaboración del Consistorio.
En el encuentro, arquitectos de todo el mundo expusieron ponencias sobre esta técnica de construcción, ha explicado Quintana.
Quintana gestiona además la construcción de una casa de paja, caña, barro y neumáticos con la colaboración de todos los colectivos que apoyan el proyecto dentro de un festival de la paja en septiembre próximo tras el cultivo del arroz.
Construcción sostenible con bajo coste e inclusivas
Según Quintana el objetivo de la iniciativa es lograr construcciones sostenibles, que mantienen la temperatura de la edificación, económicamente al alcance de todos y que se puedan hacer en cualquier lugar del mundo.
La iniciativa ha logrado, además, el apoyo de la Plataforma del Voluntariat de la Comunidad Valenciana, al ser un “proyecto universal, ya que todos los países podrían asumirlo y participar de esta idea de reciclaje”, dice su presidenta, Silvia Ramos Moliner.
Entre otros colectivos, apoyan el proyecto Cermi CV, Alanna, AVA Asaja y la Unió, Agro y Ecologistas en Acció, Cave Cova y la PAH de Valencia, y para el transporte de la paja las Federación de Vela latina y los colectivos ciclistas. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario