lunes, 4 de marzo de 2019

Febrero fue cálido y el cuarto menos lluvioso desde 1950 en la Comunitat


+ TURIA | Según los datos de Aemet, solo se han superado los 5 l/m2 en Ademuz (5.3 l/m2), mientras que en dos terceras partes del territorio la precipitación ha sido inferior a 1 l/m2
El pasado febrero, con una temperatura media de 9,8 grados, ha sido un mes cálido en comparación con la climatología de referencia (8,8 grados) y ha registrado una precipitación acumulada de 1,1 l/m2, la cuarta cifra más baja desde 1950 y un 97 % inferior al promedio normal entre 1981 y 2010 (38,2 l/m2).

Según el resumen climatológico del mes de febrero elaborado por el departamento de Climatología de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunitat Valenciana, el dato de precipitación solo es más alto en los últimos 69 años que los registrados en el mismo mes en 1970, 1990 y 2000.
Aunque en algunos observatorios se han registrado algunas décimas de precipitación debido a los depósitos producidos por el rocío o la niebla, las escasas precipitaciones se produjeron en la mañana del primer día del mes, y desde entonces la lluvia registrada ha sido nula o inapreciable.
Según los datos de Aemet, solo se han superado los 5 l/m2 en Castalla e Ibi (5.4 l/m2) y en Ademuz (5.3 l/m2), mientras que en dos terceras partes del territorio la precipitación ha sido inferior a 1 l/m2 y en un tercio ha sido nula o inapreciable.
En relación a lo que suele ser normal en cada punto, el mes de febrero ha resultado "muy seco" en el 86 % del territorio, "seco" en el 1 % y con carácter pluviométrico "extremadamente seco" en el 13 %, que se corresponde con zonas del litoral y prelitoral de las provincias de Castellón y Valencia.
Con respecto a las temperaturas, han destacado el breve episodio de frío de los primeros días del mes, derivado del tránsito de una borrasca por el norte de España y los días cálidos que han predominado durante el final del mes, con máximas que superaron los 25 grados los días 27 y 28 en observatorios de las tres provincias.
La temperatura más alta del mes fueron los 27,3 grados registrados en el aeropuerto de Valencia y que corresponden a la máxima más elevada del observatorio en un mes del invierno climático (diciembre, enero y febrero) desde febrero de 1990.
La presencia de altas presiones durante el mes en la península ha implicado el predominio de cielos despejados, viento flojo y atmósfera poco removida, lo que suele derivar en que las temperaturas máximas diurnas estén por encima de los valores normales y las noches sean frescas en el litoral y frías en el interior, han explicado en el resumen. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario