martes, 12 de marzo de 2019

El proyecto ‘Libera’ limpiará de “basuraleza” el Parque Natural del Turia


+ TURIA | Además de limpiar entornos naturales el objetivo es obtener el mayor número de datos posible para conocer la cantidad, el volumen y la tipología de la basura que se deposita en el río
El proyecto 'Libera', de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, desarrolla esta semana la segunda edición de '1m2 por los ríos, embalses y pantanos', campaña de ciencia ciudadana destinada a la recogida y caracterización de basura en los entornos fluviales.

En concreto, el objetivo de esta campaña de ciencia ciudadana es "obtener el mayor número de datos posible para conocer la cantidad, el volumen y la tipología de la basura que se deposita en ríos, embalses y pantanos", según ha informado SEO/Birdlife en una nota.
En esta ocasión, la iniciativa se extiende hasta el próximo domingo, 17 de marzo, y cuenta con la participación de cerca de 160 colectivos, entre los que se encuentran ayuntamientos, asociaciones locales, centros de interpretación o colegios, para recoger información sobre la "basuraleza" de 157 puntos en todo el país.
La información que se obtenga de estas recogidas se utilizará para llevar a cabo campañas "más efectivas que ayuden a acabar con la basuraleza en un futuro", según explica SEO/Birdlife, que concreta que los participantes han recibido una formación previa para conocer el funcionamiento de la caracterización de residuos abandonados.
Los datos se obtienen a través de la app 'e-Litter', una herramienta de trabajo "pionera", desarrollada por las asociaciones 'Paisaje Limpio' y 'Vertidos Cero' en colaboración con Libera, que permite cuantificar y clasificar los residuos encontrados para posteriormente integrarse en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco).
Impacto de la “basuraleza”
Según explican desde SEO/Birdlife, por el momento, se estima que un 17% de las especies afectadas por la 'basuraleza' forma parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Es el caso, por ejemplo, de la tortuga boba o del oso marino ártico, ambas catalogadas en situación vulnerable.
Las aves marinas, como la pardela cenicienta o la pardela balear, tampoco se escapan a la catástrofe ambiental. Un reciente estudio calcula que el 90% de las aves marinas han ingerido plástico y que, de seguir así, el número llegará al 99% en 2050.
Los estudios en entornos terrestres son "significativamente inferiores" a los realizados en el mar, por lo que "es necesario hacer un mayor esfuerzo investigador". Ya existen análisis que sugieren que el impacto de la basuraleza terrestre podría ser mayor que la de los océanos. No en vano, la mayor parte de los residuos que acaban en el océano provienen de tierra firme.
A este respecto, se sabe que solo diez ríos de Asia y África son los responsables del transporte de más del 90% de residuos plásticos procedentes de fuentes fluviales que llegan a los océanos. Si se tiene en cuenta que más del 80% de los residuos plásticos presentes en los océanos provienen de fuentes terrestres, se obtiene que los cauces de estos ríos son "puntos calientes" de abandono de estos residuos en la naturaleza.
Edición anterior
En su primera edición, '1m2 por los ríos, embalses y pantanos' contó con la participación de 2.500 voluntarios que lograron recoger alrededor de tres toneladas de residuos. Las batidas de limpieza se llevaron a cabo en 90 puntos situados en humedales continentales de todo el país. En total, se caracterizaron 215.186 metros cuadrados. Los residuos recogidos presentaban una tipología muy variada, si bien las toallitas --1.947 unidades--, las latas de bebida --1.605 unidades-- y las colillas, con 1.572 unidades, resultaron ser los deshechos más encontrados.
"Esta segunda edición de '1m2 por los ríos, embalses y pantanos' muestra el compromiso de Libera con unos entornos cuyo control y conocimiento se hace cada vez más necesario, ya que la basuraleza que se deposita en ellos puede acabar en el mar", según ha apuntado la coordinadora de Ecoembes del proyecto 'Libera', Sara Güemes, quien considera que supone también "seguir apostando por la participación ciudadana, que cada año responde a la llamada a la acción de manera positiva".
Por su parte, el coordinador de SEO/Birdlife del Proyecto 'Libera', Miguel Muñoz, ha sostenido que "estamos avanzando mucho gracias al apoyo de miles de voluntarios que se unen cada edición a las campañas de ciencia ciudadana de 'Libera'".
"La basuraleza es un problema ambiental al que se le está empezando a prestar la atención que se merece, pero no podemos olvidar que la solución pasa por centrarnos en el origen del problema", ha apuntado, para enfatizar que "sólo cambiando el actual modelo de consumo hacia una economía circular lograremos acabar con esta grave amenaza para nuestro planeta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario