miércoles, 13 de febrero de 2019

Villar del Arzobispo se prepara para celebrar el trigésimo octavo aniversario de su carnaval


+ TURIA | La localidad serrana organiza una de las fiestas carnavalescas más multitudinarias y tradicionales de la Comunitat
La Comisión de Carnaval 2019 inaugurará el ‘Morcódromo’, el nuevo circuito acotado del gran desfile del sábado 2 de marzo La Comisión de Carnaval 2019 de Villar del Arzobispo ultima los preparativos de la trigésimo octava edición de su carnaval, que se celebrará del 28 de febrero al 3 de marzo. 

Este año, como novedad, en el gran desfile del sábado 2 de marzo se inaugurará el ‘Morcódromo’, un recorrido acotado por vallas que tiene como objetivo que tanto las comparsas como el resto de los participantes puedan exhibir sus disfraces y desfilar de manera cívica y organizada.
El Carnaval de Villar fue recuperado en el año 1981 por un grupo de amigos, después de que se paralizara durante la Guerra Civil y la posguerra. En ese momento se rescataron las Botargas, un antiguo disfraz creado con sábanas, cestas y almohadas que tiene como finalidad provocar risas, sorpresas y algún que otro susto, ya que, ocultándose bajo ese atuendo, el grupo de Botargas desfila el viernes por la tarde por las calles del pueblo al grito de “Guruguruguru, ¿que no me conoses?”
El Chinchoso, otro de los elementos más característicos de estos carnavales, es un muñeco que toma la figura de una persona reconocida tanto a nivel nacional como internacional y que representa los valores más negativos de la sociedad. Por ello, tras el desfile del sábado es pasto de las llamas acompañado del correfocs.
El viernes por la tarde, los alumnos del Colegio Público Fabián y Fuero desfilan al ritmo de la música con disfraces confeccionados por ellos mismos. El acto finaliza con la quema de su propia Morca. Esa noche se celebra el Concurso de Murgas, uno de los actos más importantes del Carnaval de Villar, donde cinco grupos de murgas cantarán con tono irónico, sarcástico y festivo los hechos más significativos ocurridos durante el año.
En 1993 se incorporó un día más al Carnaval de Villar: el jueves. El día comienza con el desfile de la Coordinadora de Discapacitados Villar y Comarca y sigue con el reparto de bocadillos de embutido para todo el pueblo. A medianoche, las mujeres de la comisión de carnaval son las encargadas de llevar a hombros a la Morca hasta  su velatorio.
El sábado, el día grande, comienza con el acto más conocido y multitudinario: el GRAN DESFILE DE DISFRACES. Y culmina con el entierro de la reina del Carnaval de Villar: La Morca, acompañada
por la Banda de Música del municipio y por los llantos de las plañideras hasta su destino final, el fuego. De madrugada, se trasladan las cenizas de la Morca hasta el Balsón, un embalse de origen árabe situado a la entrada del pueblo, momento en el que se pone el broche final al carnaval y se inicia la cuenta atrás para el siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario