viernes, 8 de febrero de 2019

“Los nervios me vinieron después, porque te das cuenta de lo que ha pasado”


+ TURIA | El alcalde de Náquera y la Policía Local felicitan a un cabo que auxilió a una mujer que se había atragantado
“Hay lecciones que nunca se olvidan”. Al menos eso reflexiona el cabo Navarro, quien ha recibido la felicitación y el reconocimiento del alcalde de Náquera y la Policía Local tras socorrer a una mujer que se había atragantado el 14 de diciembre.

El cabo, destinado en el Centro de Comunicaciones T-1300 de Valencia, del Regimiento de Transmisiones nº 22, había quedado con su hermana para desayunar en una cafetería de la localidad valenciana de Náquera. Al entrar al local, se encontraron con una vecina –una mujer mayor a quien conocían– y a la camarera, por lo que se sentaron en una mesa de espaldas a la barra. Cuando estaban charlando, su hermana le advirtió de que la señora estaba tosiendo muy fuerte. Al darse la vuelta, vieron que la mujer se estaba atragantando con un trozo de comida y se alarmaron porque su cara había adoptado un tono violáceo.
El militar no lo dudó y procedió a realizarle la maniobra de Heimlich. Una técnica que aprendió en cursos sobre socorrismo y soporte vital básico. “Posteriormente, he tenido diferentes cursos de reciclaje, aunque hasta la fecha, sólo se lo había hecho a un muñeco”. Tras practicarle la comprensión abdominal, la mujer pudo expulsar el trozo de comida y recobrar la tranquilidad. “Los nervios me vinieron después, porque te das cuenta de lo que ha pasado cuando ya has controlado la situación”, recuerda.
El cabo asegura que estos cursos son muy necesarios, además de que siempre le han interesado las técnicas de socorrismo asociadas con la seguridad. “Me intento poner al día, como conocer el funcionamiento de los desfibriladores, gracias a los cursos del Ejército”, asegura este cabo que evitó que la mujer se asfixiara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario