jueves, 20 de diciembre de 2018

El Congreso de los Diputados aprueba la reforma de l’Estatut valenciano


+ TURIA | Sólo Ciudadanos rechaza apoyarla | La reforma supone el reconocimiento de que las inversiones del Estado contemplen el peso poblacional de la Comunidad Valenciana
El Congreso de los Diputados ha aprobado esta tarde la reforma de l’Estatut Valenciano con el apoyo de todos lo grupos políticos excepto Ciudadanos. La reforma supone reconocer el derecho de la Comunidad Valenciana a que las inversiones del Estado se correspondan a su peso poblacional, y para ello se creará una comisión entre el Estado y la Generalitat Valenciana. 

La reforma de l’ Estatut fue acordada en el año 2006 por el PP y el PSPV, siendo president valenciano Francisco Camps, y se incorporó la denominada “cláusula Camps” para equiparar las inversiones a la población. Pero durante años se ha ido retrasando su toma en consideración en el Congreso. Ahora la reforma deberá ser refrendada por el Senado y posteriormente acordada en referéndum.
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que este es “un día importante” porque la reforma del Estatut en el Congreso ajusta las inversiones al peso poblacional, y supone “un paso adelante, acordado por la inmensa mayoría de los grupos”. “Lo único que pedimos es tener la posición que nos corresponde dentro del reparto de la tarta” de inversiones, ha destacado.
Por su parte, la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ha señalado que “hoy se da un paso muy importante para la Comunitat Valenciana con el trámite en las Cortes Generales del Estatuto de Autonomía que es un ejemplo de cómo se pueden llevar a cabo amplias reformas con consenso y responsabilidad”.
En el debate definitivo en el pleno, los portavoces de los distintos partidos han criticado el cambio de postura de Ciudadanos, que ha decidido no respaldar el texto, y le han acusado de no tener palabra y no defender los intereses de los valencianos. El diputado de Ciudadanos, Toni Cantó, ha asegurado que esta reforma es “inaplicable” y se trata de “un brindis al sol”. Ciudadanos ha tenido, a juicio del resto de partidos, una actitud “incoherente”, pues respaldaron la reforma dos veces en las Cortes Valencianas y presentaron enmiendas aceptadas por el resto de fuerzas.
La “cláusula Camps”
El texto aprobado añade en el apartado 4 del artículo 52 una disposición adicional que recoge que la Generalitat “participará en las decisiones sobre la inversión del Estado en la Comunidad Valenciana” y que este gasto será, excluyendo el Fondo de Compensación Interterritorial, “equivaliendo al peso de la población de la Comunidad Valenciana en el conjunto del Estado”. Además, para hacer cumplir este compromiso, se constituirá una comisión “integrada por la administración estatal, la autonómica y la local”.
El debate de la reforma
La iniciativa ha sido defendida desde la tribuna del hemiciclo por todos los grupos que han intervenido salvo por Ciudadanos, que se ha desmarcado de esta reforma tras haber pactado con los demás el texto en el Congreso un mes antes. Contra él han dirigido sus críticas los portavoces de PP, PSOE, Podemos, ERC y Compromís.
Por este último partido, Joan Baldoví ha asegurado que su grupo respalda la mejor reforma que era posible alcanzar con consenso y ha destacado este hecho: “Hemos sido capaces de firmar algo con el PP. Es importante poder decir esto”.
Baldoví, que ha afeado a Ciudadanos que se “baje del autobús” del acuerdo tras firmarlo, ha subrayado la novedad de que las instituciones valencianas puedan participar en esa definición de las inversiones del Estado en la Comunidad, pero ha advertido de que la disposición tiene que ser aplicada. “Será una buena reforma si los partidos que hoy dicen sí, la cumplen en el futuro”, ha dicho.
Por ERC, Joan Tardá ha expresado el apoyo a la iniciativa y a la Generalitat en todo lo que sean más recursos para la Comunidad Valenciana, que sufre un “empobrecimiento no atribuible a la falta de espíritu emprendedor y el dinamismo de sus sociedad” sino “el expolio que ha sufrido históricamente del Estado”: infrafinanciación y desinversión. Son 6.000 millones anuales de déficit fiscal, según las cifras de ERC.
Por Ciudadanos, Toni Cantó ha empezado su intervención recordando la famosa frase de “Blade runner” --”He visto cosas que no creeríais”-- para referirse a lo que ha llamado el ‘Botànic plus’: la suma del PP a los partidos que firmaron el pacto de gobierno valenciano, llamado del Botànic. Según ha dicho, acordar con las formaciones independentistas es dejar que el presidente catalán, Quim Torra, decida el trazado del Corredor Mediterráneo que cruza la Comunidad Valenciana.
El diputado naranja ha calificado de “auténtico lastre” a los partidos de la Generalitat Valenciana, a los que les ha augurado que van a perder las elecciones del año que viene, y ha sentenciado que los déficits de la Comunidad Valenciana son tres: financiación, infraestructuras y “buenos políticos”.
”Acaban ustedes de asistir al primer mitin del señor Toni Cantó como candidato a las elecciones valencianas”, ha dicho al sucederle en el turno de palabra el diputado de Unidos Podemos Ricardo Sixto, muy crítico con la actitud de Ciudadanos ante esta reforma.
Su compañera de filas Ángela Ballester ha advertido de que su partido va a vigilar que se cumpla esta cláusula en los próximos Presupuestos que va a aprobar el Gobierno. “Detrás de este acuerdo está el pueblo valenciano, el tejido empresarial y la sociedad civil. Vamos a exigirles lo que ustedes han dicho que van a cumplir”, ha dicho al PSOE.
Críticas a Ciudadanos
Artemi Rallo (PSOE) le ha dicho a Toni Cantó que podía haber hecho la “representación” de hoy en la Comisión Constitucional de la semana pasada, en lugar de enviar a un diputado asturiano “a anunciar la nueva buena” de que no aprobarían la reforma. ”Ahora ya somos todos separatistas, el PP también. Ya son solo ustedes los únicos constitucionalistas, sólo Ciudadanos y Vox, la reserva espiritual del constitucionalismo español”, ha añadido el portavoz socialista.
También el ‘popular’ Gerardo Camps ha cargado contra Ciudadanos, “una veleta en un día de viento racheado” y un “monumento a la incoherencia política” al haber cambiado de criterio. “No son ustedes creíbles”, ha dicho a la formación naranja.
Camps, que ha reivindicado que fue el PP el que lanzó esta iniciativa hace siete años desde la Generalitat Valenciana, ha subrayado que esta cláusula no supone diseñar un mapa autonómico de inversiones porque, como ha sentenciado el Constitucional, las Cortes Generales no están obligadas a cumplir estas reservas estatutarias en los Presupuestos del Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario