miércoles, 28 de noviembre de 2018

El instituto de Bétera exige soluciones urgentes por la masificación de alumnos


+ TURIA | Educación planea construir un nuevo centro pero el AMPA reclama medidas a más corto plazo
«No cabe un alfiler más». Era el sentir del AMPA del IES Les Alfàbegues de Bétera y la frase con la que empezaba Levante-EMV una información sobre la masificación en sus aulas en julio de 2017. 

Ha pasado un año y medio de aquello y la comunidad escolar no solo no aprecia mejoras, sino que ve que la situación va a peor: el centro atendía en el curso 2016-2017 a 912 alumnos –850 por la mañana y 62 por la tarde–; ahora cuenta con 1.146 –883 en horario matutino y 263 en el vespertino–.
Y todo ello en una infraestructura construida en 1986 y remodelada en la década de los 90 con una capacidad de unos 600 estudiantes. Por ello, y a la vista de que la previsión de matrícula para el próximo curso es todavía mayor –el Camp de Túria es una de las pocas comarcas que sigue creciendo en población–, el Ampa ha solicitado una reunión con el conseller Vicent Marzà para que se tomen medidas urgentes que permitan acabar con la masificación de alumnos en el centro o, al menos, aliviarla.
El Ampa del centro asegura que es conocedora de que Bétera está adherida el Plan Edificant por el que se podrá dar solución a estos problemas, pero entienden que esto se producirá a largo plazo. «El Plan Edificant lo recoge, pero la emergencia la tenemos ya y habrá que poner algún tipo de solución de manera urgente. Nos preocupa el corto plazo», reclama Eric Gielen, uno de los representantes de los padres y las madres de los alumnos. «El programa Edificant es una maravilla, pero para dentro de tres o cuatro años», asegura Xavier Seguí, también miembro del Ampa y profesor de Educación Secundaria durante 31 años. «En ese tiempo jamás había vivido una cosa así», recalca Seguí. De hecho, en las últimas lluvias las goteras provocaron que se inutilizara un aula taller –recientemente reparada para ello con una inversión de 25.800 euros de la conselleria–, que provocó que la dirección del centro tuviera que hacer un encaje de bolillos para continuar con la normalidad de las clases.
En cuanto a los problemas actuales que padece el centro por culpa de esta «masificación», Gielen estima que para poder abordar a todos los alumnos que se prevén en la matrícula del año que viene «habrá que hacer desdobles por la mañana y por la tarde, porque no hay más sitio». «A lo mejor toca poner Bachillerato y 4.º de la ESO por la tarde, o se podrían ir a los prefabricados de Nàquera, y que pudiera ser una sección del centro. Todo son cábalas», insiste Seguí. | LEER NOTICIA COMPLETA |

No hay comentarios:

Publicar un comentario