jueves, 25 de octubre de 2018

Técnicos de la Conselleria visitan Torrebaja para hacer balance de los daños por la riada del Turia


+ TURIA | La mala gestión medioambiental de la cuenca hidrográfica en esta comarca provoca inundaciones habitualmente en la zona
Este miércoles, técnicos de la Generalitat se desplazaron hasta la localidad de Torrebaja, en el Rincón de Ademuz, para conocer de primera mano la situación que vive el municipio con la riada que hace unos días inundaba la vega y llegaba hasta el casco urbano afectando a algunos inmuebles.

Así, Enrique Gregori y María Dolores Sánchez fueron recibidos por el primer edil del Ayuntamiento, Manuel Tortajada, y el concejal de Medio Ambiente, Antonio Díaz Lozano, así como por el arquitecto municipal que explicaron a los representantes autonómicos los problemas que desde hace años sufre la localidad, con los continuos desbordamientos del río, achacados en gran parte a la mala gestión medioambiental sobre la cuenca del Turia en estos tramos altos y fronterizos con Teruel.
Así, se llevó a cabo una visita a las calles afectadas por la subida de las aguas así como a las zonas de huerta también inundadas a día de hoy. Tal como explican desde el consistorio “su valoración fue coherente a la vez que tajante: no pueden seguir sucediendo estos hechos”
“Ahora, toca seguir trabajando con las otras dos partes del asunto: la Confederación Hidrográfica del Júcar y Medio Ambiente para buscar una solución lo más rápida y eficaz posible”
Desembalse del pantano del Arquillo
Cabe recordar, tal como informa Ademuz Diario, que el embalse del Arquillo está lleno tras las intensas lluvias de la pasada semana y seguirá desembalsando hasta quedarse en su máximo estacional dentro de diez o quince días. Así se decidió en la reunión de la Comisión de Desembalse de la CHJ, que se celebró en Valencia, donde se destacó que no se habían producido daños significativos por las crecidas de los ríos Alfambra y Guadalaviar.
Según datos ofrecidos por el gabinete de Presidencia de la Confederación el máximo estacional que se tiene que alcanzar, según las normas de explotación, es de 18,4 hm3 cuando a las 20 horas de ayer se encontraba en 20,78 y la capacidad máxima del pantano de San Blas es de 21. Así, durante todo el fin de semana ha estado desembalsando agua. Desde ayer lo hace a 4 m3 por segundo.
Según los datos ofrecidos por la CHJ, en el río Alfambra la punta de la crecida se produjo en la media noche del viernes al sábado en Villalba alta con 50 m3 por segundo. En el Guadalaviar fue de 18 m3 por segundo, pero esta agua se quedaba retenida en el embalse. A Teruel ciudad llegó en la media noche del sábado a domingo y no alcanzó los 40 m3 por segundo. A las cuatro de la tarde del domingo ya había bajado a 15 m3 por segundo.
La CHJ indicó que se va revisar los sensores por la diferencia que se aprecia entre el medidor de Villalba Alta y el de la capital turolense.


No hay comentarios:

Publicar un comentario