jueves, 18 de octubre de 2018

La Diputació de València fomenta actuaciones para la protección de los ecosistemas


+ TURIA | La Diputació promueve la gestión forestal sostenible a través de la recuperación de ecosistemas, la rehabilitación de espacios degradados y la promoción y conservación de los parajes naturales municipales
La Diputació de València se suma a la celebración del Día Mundial de la Protección de la Naturaleza promoviendo diferentes actuaciones sobre el territorio que fomentan la gestión forestal sostenible, mediante obras que abarcan desde la recuperación de ecosistemas, la rehabilitación de espacios degradados y la promoción y conservación de los parajes naturales municipales, como figura de protección de la naturaleza de referencia a nivel municipal.

De prioridad esencial, la protección de la naturaleza pasa por crear responsabilidad ambiental, para conservar y proteger los ecosistemas entre todos. Este es el principal objetivo del Día Mundial de la Protección de la Naturaleza, que se celebra el 18 de octubre de cada año desde 1972, en defensa de una educación basada en valores ambientales y de formar la capacidad de observación crítica, teniendo en cuenta la protección y la gestión sostenible de nuestro entorno.
Desde la Diputació, una de las prioridades fundamentales es apoyar a los ayuntamientos para resolver problemas medioambientales como la promoción y protección de los parajes naturales municipales, el mantenimiento de playas, y los riesgos geológicos, teniendo siempre presente el fomento de la información medioambiental, a través de campañas para acercar a la ciudadanía toda la problemática actual que sufren los ecosistemas valencianos, relacionada con el tratamiento de residuos, la calidad y la regulación del agua potable y su red de distribución.
También la prevención de incendios forestales, que contempla desde la apertura de cortafuegos y fajas auxiliares, hasta la construcción de puntos de agua y mejora de la red viaria de los municipios. Esta línea de ayudas incluye también las repoblaciones forestales, la lucha contra la erosión y el mantenimiento de la flora y fauna autóctona.
De este modo, la Diputació mantiene una posición activa ante uno de los retos más importantes del siglo XXI, la mejora de un medio ambiente absolutamente necesario para sostener la vida en general, conviviendo en armonía con el desarrollo industrial, social y económico de la actividad humana.
La Diputación de Valencia con la naturaleza
La Tierra ha perdido entre el 10% y el 70% de la biodiversidad en más de la mitad del territorio, y más de 5.000 millones de personas, más del 70% de la población mundial, viven en áreas donde la cantidad de especies ha decaído, afectando la polinización y el ciclo del carbono. Aunque un tercio de la superficie terrestre mundial está cubierta de bosques, el 65% de esta área se encuentra en un estado degradado.
La reducción de la biodiversidad puede alterar múltiples procesos como la polinización de los cultivos, la descomposición de residuos y la regulación del ciclo global del carbono. El declive actual de la cantidad de especies de animales y plantas, que ha sucedido en áreas donde vive más del 71% de la población mundial, puede influir negativamente a la alimentación e industria de gran parte de la humanidad, de forma que la recesión ecológica podría tener consecuencias peores que las recesiones económicas.
El estado crítico de la naturaleza se muestra en la huella ecológica, como indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana de su entorno. Los españoles necesitan de media 3,7 hectáreas para satisfacer su consumo y absorber sus residuos, casi el triple del que el territorio español ofrece. Con ese ritmo de vida, sería necesario que España fuera 2,94 veces mayor, según la Global Footprint Network.

No hay comentarios:

Publicar un comentario