miércoles, 3 de octubre de 2018

La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente adjudica tareas de prevención de incendios forestales por 1,4 millones de euros


+ TURIA | Mantenimiento de cortafuegos en la zona norte de la provincia y un nuevo depósito forestal de agua en Requena, entre las inversiones más destacadas
La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha adjudicado varias tareas de prevención de incendios forestales en la provincia de Valencia.

Las adjudicaciones, que pueden consultarse en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana del 2 de octubre, ascienden a un importe conjunto de 1.422.869,58 euros. Estas actuaciones están financiadas con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).
En concreto, se trata del mantenimiento y nueva apertura de áreas cortafuegos en la Zona de Actuación Urgente (ZAU) Alto Palancia, provincia de Castellón, por 565.316,54 euros; de las obras de mantenimiento de las infraestructuras de prevención de incendios forestales de áreas cortafuegos (no ZAU) en terrenos gestionados por la Generalitat en la zona norte de la provincia de Valencia, por 715.648,43 euros; y de la construcción de un depósito para la extinción de incendios forestales en el término municipal de Requena, por 141.904,61 euros.
Este depósito ubicado en el monte de utilidad pública denominado la Casa del Doctor en Requena forma parte de una serie de proyectos para ampliar la red de depósitos. Además de éste, está prevista la construcción de cinco más en la provincia de Castelló, otros seis en la de Valencia, uno en la Vall de Gallinera, y se están haciendo los trabajos para la elaboración de otra serie de proyectos para nuevas infraestructuras de este tipo en el resto de la Comunitat.
Entre estos proyectos se encuentra uno específico de mantenimiento y adaptación de aproximadamente 60 depósitos metálicos existentes en las zonas forestales gestionadas por la conselleria.
Una red de más de 400 depósitos
La conselleria gestiona directamente una red de 429 depósitos, más aquellos otros que aunque no son de gestión directa están inventariados para con el fin de conocer la disponibilidad de agua en caso de ser necesaria para labores de extinción.
El mantenimiento de estos depósitos supone un control permanente de su estado, tanto en cuento a la estructura y elementos que lo componen, de forma que garantice su correcto estado y funcionamiento, como que están en todo momento con la capacidad máxima admisible de cada uno.
Por otro lado también es necesario adecuar las zonas próximas a los mismos con el fin de permitir que los medio aéreos de extinción que los usan realicen las maniobras de recogida de agua con las máximas garantías de seguridad. Igualmente, han de estar disponibles para la recarga de los vehículos contraincendios de forma que tenga las tomas de agua operativas y adecuadas para este uso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario