sábado, 15 de septiembre de 2018

Todo a punto para el inicio del LV Septenario de la Virgen de Tejeda


+ TURIA | Se espera  que más de 12.000 personas participen en esta romería hasta la localidad conquense de Moya, un municipio con menos de 200 habitantes
Al alba de este domingo, 16 de septiembre la Virgen de Tejeda saldrá de su Santuario en Garaballa para iniciar una nueva Subida hacia Moya donde permanecerá hasta el 26 de septiembre. 

Será el inicio del LV Septenario, una fiesta de interés turístico regional en la que tendrán especial protagonismo los 8 danzantes que,  con sus bailes ancestrales, guiarán a la patrona hasta la villa medieval de Moya en una romería de unos 18 kilómetros que se prolonga durante más de 12 horas. En su última edición,  en la de 2011 la Virgen de Tejeda entró en la Iglesia de Santa María la Mayor de Moya, pasadas las ocho y media de la tarde.
Se espera  que más de 12.000 personas participen en esta romería hasta Moya, un municipio con menos de 200 habitantes.
La devoción a la Virgen de Tejeda une a una extensa comarca de la serranía baja conquense formada por más de 30 pueblos que pertenecieron al Marquesado de Moya y llega también a municipios de la provincia de Valencia como Sinarcas o Camporrobles.
Actos del 16 de septiembre
Las celebraciones  de este domingo comenzarán a las seis de la mañana, con una misa en el Santuario de Tejeda hasta donde se desplazarán miles de personas.
Al finalizar la ceremonia religiosa, los danzantes,  haciendo sonar sus castañuelas irán en busca de la "perla del marquesado" que también estará acompañada de las  12 damas de honor,  las 5 damas infantiles y de reina de las Fiestas, la joven Carmen Cuenca Martín.  Seguidamente, sobre las siete menos cuarto de la mañana, se procederá a la lectura del inventario en el prado del Santuario,  es decir,  se enumerarán los enseres, mantos,  joyas e indumentaria que acompañará a la Virgen de Tejeda durante los 9 días que pase en Moya. El municipio se compromete a devolver la imagen al Santuario, el 26 de septiembre, en las mismas condiciones que la recibe. Una costumbre que se ha repetido siempre desde la primera subida de la Virgen en 1.639.
Tras el inventario comenzará la romería hacia Moya, con varias paradas en puntos de descanso  denominados "mesas" y situados en los términos municipales de Garaballa, Landete y Moya. En todas ellas bailarán los danzantes  que estarán acompañados por la banda de música de Landete  (Unión Musical Santa Cecilia). También bailarán  en el recorrido de la romería por las calles de Garaballa, Landete, Huertos de Moya y el Arrabal así como en  la entrada al  conjunto histórico de Moya para finalizar en la iglesia de Santa María.
Está previsto que la romería llegue a la iglesia de Landete a las dos de la tarde  y salga hacia Moya a las cuatro.  Habrá un descanso en la mesa que separa el término municipal de Landete con el de Moya, a la altura de Los Huertos. Ahí participa,  como portadores de la Virgen de Tejeda, los vecinos de Santa Cruz de Moya.
Sobre las seis y media de la tarde está previsto un descanso en el Arco de la Iglesia San Antonio Abad de Huertos de Moya con el rezo de la Salve y a las ocho menos cuarto habrá otro descanso en el Arco del Arrabal. De ahí la romería saldrá hacia Moya para que a la puesta del sol tenga la entrada de la Virgen de Tejeda en su Iglesia de Santa María la Mayor.
La  Iglesia permanecerá abierta toda la noche, con vigilancia por parte de voluntarios, para permitir la entrada a todos los peregrinos que lo deseen.
Orígenes del Septenario
La Subida de la Virgen de Tejeda a Moya  tiene su origen en el año 1639 cuando una sequía asolaba las tierras del antiguo Marquesado de Moya. 
Las autoridades de la época pidieron permiso a los monjes trinitarios del convento de Garaballa para subir en romería a la Virgen de Tejeda hasta Moya y celebrar una rogativa pidiendo el favor de la lluvia que, según se recoge en los documentos,  llegó tras la subida de la imagen (“llovió durante siete horas un agua muy suave”, según escribió el padre Fray Pedro Ponce de León en 1.663). Desde entonces, el pueblo de Moya en señal de agradecimiento hizo voto de continuar celebrando novenarios cada 7 años.
En el Septenario de 2011 se estima que fueron más de 15.000 personas las que participaron en la subida de la Virgen de Tejeda, y 45.000 en los diez días de celebraciones.
Actos LV Septenario
La "perla del marquesado"  pasará nueve días en Moya hasta que el 26 de septiembre , el día de “la bajada” sea trasladada a su santuario de Garaballa a hombros de los devotos y devotas.
Entre el 16 y el 26 de septiembre, durante el novenario, se han programado actos religiosos, culturales, lúdicos  y festivos en el conjunto histórico de Moya. El día grande será el 21 de septiembre cuando se celebre la procesión general con la imagen  de la Virgen de Tejeda, precedida por los danzantes, por el recinto amurallado. El desfile recorre las calles de la villa medieval, atraviesa varias de sus 7 puertas y pasa junto al Castillo que es uno de los monumentos más emblemáticos de esta villa medieval que fue fundamental para la corona de Castilla en especial en época de los Reyes Católicos por su situación geográfica estratégica entre los reinos de Valencia, Aragón y Castilla.
Otro momento destacado  de la  fiesta será el 20 de septiembre, con la ofrenda floral a la patrona a la que están invitados los más de 30 pueblos que pertenecieron al Marquesado de Moya y otros municipios cercanos de las provincias Cuenca y Valencia, unidos por la devoción que profesan hacia la Virgen de Tejeda. Se trata de una imagen tallada en piedra que según cuenta la tradición se apareció a un pastor (junto a un Tejo, de ahí su nombre) en el año 1.205.
Los Danzantes del LV Septenario
La peculiaridad de esta fiesta, al celebrarse cada 7 años, obliga a un intenso aprendizaje a los  8 jóvenes danzantes que han ensayado durante un mes y medio y se han preparado a fondo para acompañar a su patrona porque bailarán durante horas en la jornada del 16 de septiembre, también en la procesión general del día 21 por la villa de Moya y en la bajada del 26 de septiembre.
Estas danzas se remontan al siglo XVII. Los danzantes llevan castañuelas y van vestidos con enaguas y camisa blanca, alpargatas, medias blancas, una banda en el pecho  y una cinta en el pelo que suelen ser de color azul. Además de las castañuelas bailan diferentes paloteos en momentos concretos de la fiesta, como en la salida de la iglesia de Landete y en la Plaza Mayor de Moya el 21 de septiembre, día de la procesión general. El último paloteo que despide la fiesta se produce a la llegada de la romería a Garaballa, el 26 de septiembre sobre las 5 de la tarde.
Muchos  heredan la tradición de sus antepasados, de sus padres o sus abuelos, entre ellos el maestro de danzantes de este LV Septenario, Javier Sáez, hijo y nieto de danzantes, que con 35 años ha tomado el relevo de último maestro, Constancio Sáez ya fallecido y que fue maestro durante 3 septenarios.
Javier Sáez fue danzante en el LII Septenario en 2004 y heredó de su abuelo Antonio Argudo Sáez el honor de enseñar  la danza a nuevas generaciones.
Este año los danzantes que acompañarán a la Virgen de Tejeda son:  Adrián Andújar Cano, Alberto Ruiz Millán, Carlos Asensio Díaz, Javier Sánchez Marín, Jaume Meroño Sáez, Martin Huerta López, Pablo Jiménez Hernández y Raúl Mínguez Navarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario