martes, 25 de septiembre de 2018

Las juntas de desembalse estudiarán las restricciones a mediados de octubre


+ TURIA | En el caso de Loriguilla y Benagéber se fijó como objetivo que al final del año hidrológico el volumen embalsado entre los pantanos se situara en el entorno de los 85 hectómetros cúbicos
La Confederación Hidrográfica del Júcar convocará a mediados de octubre las juntas de desembalse. En ellas se estudiará la evolución de las reservas y la situación al comienzo del año hidrológico.

Entre otras decisiones, tal como informa el diario Las Provincias, las juntas de desembalse decidirán si continúan las restricciones que se impusieron a comienzos del año hidrológico dada la mala evolución de las reservas en los pantanos de la cuenca. La reunión correspondiente al mes de junio redujo las medidas ante la sustancial mejora en el estado de los pantanos.
De esta forma, los sistemas Júcar y Turia acordaron que durante la campaña de riego del verano las restricciones pasaran al 5% de su dotación en los casos de los riegos mixtos del canal Júcar-Turia y en los regadíos con sólo aguas superficiales de los Usuarios del Júcar y de la Mancha Oriental. Hasta el momento las reducciones se habían fijado en el 10%.
Aguas subterráneas
Además, las limitaciones en todas las extracciones de aguas subterráneas para riego en la Mancha Oriental se fijaron en el 10% de su dotación, tanto para regadíos exclusivos de aguas subterráneas como para los mixtos.
En el caso el sistema Turia se fijó como objetivo que al final del año hidrológico el volumen embalsado entre los pantanos de Loriguilla y Benagéber se situara en el entorno de los 85 hectómetros cúbicos, cifra que es muy similar a la existente al principio de este año hidrológico 2017-18, y que según los últimos datos que se manejan se encuentra ligeramente por debajo (78,2).

No hay comentarios:

Publicar un comentario